Jordania es una isla de tranquilidad en el contexto de inseguridad del Oriente Medio. Un remanso de paz entre vecinos conflictivos, algunos de los cuáles están hoy por hoy completamente cerrados al turismo. Al norte Siria, al sur Arabia Saudita, al este Iraq y al oeste Israel.

De un vistazo, podríamos decir que Jordania para empezar es el país de Petra. Solo ese destino justifica en sí el viaje. No obstante, desplazarse hasta la otra esquina del Mediterráneo bien merece sacar jugo del viaje y explorar a fondo las posibilidades de lo que nos podemos encontrar.

En un viaje de una semana, es posible descubrir sus principales maravillas. Y este es el objetivo de esta serie de artículos que voy a dedicarle al país «Hachemita».

Jordania en 8 días

Itinerario del Viaje – Jordania en 7 días

Llegando a la capital Amán, visitamos su centro histórico y pasado grecorromano. Desde Amán, realizamos una excursión por carretera a los Castillos del Desierto. De Amán a Petra, nos dirigimos al sur del país descubriendo en el camino dos de los castillos cruzados mas importantes de Oriente Medio. Dos días en Petra para conocer a fondo sus maravillas y visitarla de día y de noche. De ahí hacia el desierto de Wadi Rum, famoso por sus extraordinarios paisajes y la oportunidad de pasar una noche en un campamento beduino y realizar excursiones por el desierto en 4×4 y  en camello.

  • Amán 2 noches
  • Petra 2 noches
  • Wadi Rum 1 noche
  • Mar Muerto 2 noches

Desde Wadi Rum, nos dirigimos a Aqaba para contemplar el Mar Rojo. Si disponéis de más tiempo, este es un lugar perfecto para descansar unos días en la playa y aprovechar para hacer buceo. La siguiente etapa fue conducir del Mar Rojo al Mar Muerto por la carretera más baja del planeta. Desde el nivel del mar, a los 420 metros bajo el nivel del mar a los que se encuentra el Mar Muerto la carretera, que es muy buena, atraviesa paisajes preciosos y cambiantes. Los 270kms se recorren en unas 3h sin contar paradas.

Descansando en un spa del Mar Muerto, realizamos la excursión a Jerash, la ciudad grecorromana mejor conservada de Jordania, y comparable a las famosas ruinas romanas de Palmira en Siria o de Baalbek en Líbano. Para acabar nuestro viaje en Madaba, la ciudad de los mosaicos (donde se conserva el mosaico del «Mapa de Tierra Santa» entre otros) y el Monte Nebo, lugar bíblico desde el que Moisés mostró la Tierra Prometida a su pueblo. En Madaba pasamos nuestra última noche antes de regresar al aeropuerto internacional que se encuentra a menos de 20kms.

Está claro que para disfrutar de todos sus atractivos podríamos permanecer más tiempo y realizar actividades como el buceo en el Mar Rojo (Aqaba), descenso de cañones en Wadi Mujib o simplemente trekking para descubrir paisajes y lugares bíblicos o sitios arqueológicos.

 

Cuando ir:

La mejor época para viajar a Jordania es en primavera entre los meses de marzo y mayo, cuando los campos están verdes y repletos de flores. Es aconsejable evitar los rigores del calor del verano. En otoño, durante los meses de octubre y noviembre las temperaturas son muy agradables y las noches son frescas pero aún no tan frías como en pleno invierno.

Geografía & Clima:

Jordania tiene 87.000 km2 y unos 10 millones de habitantes. Es un país de dimensiones y población parecidas a Portugal pero el 80% de su territorio es desierto, y casi la mitad de la población vive en torno a su capital, Amán. En su mayor parte es una meseta que se levanta a más de 800 metros sobre el nivel del mar. Y solo una estrecha franja de norte a sur desde la frontera de Siria al Mar Muerto es fértil (unos 250kms de largo por 50kms de ancho). Esta franja se corresponde con el escarpe montañoso de la parte oriental del Valle del Jordán, y es donde se asientan sus principales poblaciones.

El clima de Jordania es continental y árido. Veranos secos y muy calurosos, e inviernos fríos. Las precipitaciones son solo abundantes en invierno en la franja fértil, y casi inexistentes en el resto del país. No hay que olvidarse ropa de abrigo para las noches frescas sobre todo en invierno, y protector solar, porque aunque las temperaturas sean agradables durante el día incluso en invierno, la latitud similar a las Islas Canarias hace que el sol pegue con fuerza casi todo el año.

Cómo llegar a Jordania:

Iberia y Royal Air Jordanian tienen vuelos directos a Amán, los precios están entre los 350€ y los 550€ ida y vuelta. Una alternativa más barata es volar con Ryanair haciendo escala en Bruselas, Praga o Bolonia. Nosotros encontramos un vuelo con escala en Bolonia que nos salió por 130€ i/V para los cuatro trayectos.

Cómo moverse por Jordania:

Nuestro coche de alquiler

Puedes contratar los servicios de una agencia de turismo interna para que organice tus excursiones y desplazamientos a los principales puntos de interés. Esta es la opción más cara.

Puedes depender de un transporte público muy barato, pero que no ofrece todas las frecuencias que desearías, y por tanto el tiempo te cundirá mucho menos. Esta es la opción para quienes disponen de poco dinero pero mucho tiempo y ganas de experimentar de cerca el país.

Se puede alquilar un coche para descubrir Jordania sin ningún problema. En el aeropuerto están los principales compañías de Rent-a-car, los precios son parecidos a los que puedas encontrarte en el resto de Europa. Una semana de alquiler de un coche berlina normal nos salió por 155€.

Carreteras:

La red de carreteras es muy completa. Lo más importante, es seguro conducir por todo el país por tu cuenta. El estado de las carreteras no siempre es óptimo, pero en su defensa hay que subrayar que la mayor parte de los grandes itinerarios son autovías de doble carril. Hay que seguir algunos consejos: ser prudentes con el tráfico, en Amán puede resultar algo caótico, evitar algunas carreteras generales con travesías de población, prestar atención a los badenes de velocidad, constantes y también presentes en las autovías, y llevar un navegador en el móvil porque a veces la señalización puede ser algo deficiente en las carreteras secundarias.

Nuestra experiencia fue muy buena. No encontramos mayores dificultades, circulamos con bastante rapidez y encontramos nuestros destinos con relativa facilidad.

Paisaje:

El paisaje de Jordania viene marcado por su climatología. La franja fértil del Valle del Jordán del norte del país al Mar Muerto es verde en las zonas altas, con ondulaciones montañosas, olivares y un paisaje que a veces recuerda a Andalucía. A medida que se pierde cota bajando el escarpe hacia el Valle del Jordán y el mar Muerto, el paisaje se torna árido y pedregoso. El Valle sin embargo acumula la humedad de los acuíferos subterráneos de las montañas y permite un uso intensivo de cultivos, algunos subtropicales.

Hacia el este del país, más allá de Amán, el paisaje se transforma rápidamente en una meseta desértica de guijarros. Al sur del país, la franja occidental de Jordania se va tornando árida progresivamente desde Madaba hasta Al-Karak, y la mitad sur de dicha franja, donde se encuentran Petra y Aqaba, es prácticamente un desierto montañoso.

Moneda y Cambio:

La moneda de Jordania es el Dinar. No es posible comprar dinares antes de llegar al país. Desaconsejable el cambio en el aeropuerto por las altas comisiones, mejor cambiar en los bancos de la capital.

Nos fue posible en muchísimos lugares pagar con tarjeta. Incluso pudimos sacar dinero en cajeros por todo el país, incluso en el desierto de Wadi Rum encontramos cajero, aunque es conveniente llevar algo de efectivo por ejemplo para las compras en los mercadillos de artesanía. La comisión por sacar dinero osciló entre los 3JOD y 5JOD (equivalente a 4-6€)

TIPO DE CAMBIO EN MARZO 2019

1JOD = 1,32€

1€ = 0,78JOD

Como curiosidad, contaros que la palabra Dinar, viene del latín denario, la moneda del Imperio Romano, que a su vez es la raíz etimológica de nuestra palabra dinero.

Jordania y la Arqueología:

Petra es una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo y para mí sin duda una de las visitas que hay que hacer en la vida. Pero Jordania, situada en el Creciente Fértil, cuna de la civilización occidental, ha visto pasar sucesivos imperios por su territorio que han dejado un legado en forma de yacimientos arqueológicos que van desde el neolítico al Mundo Clásico Grecorromano. Jerash, es una de las ciudades mejor conservadas del antiguo Imperio Romano.

La riqueza histórica no se reduce a tiempos clásicos si no que se pueden descubrir monumentos de época Omeya  como los castillos de Azraq, Qusayr Amra o Al Kharaneh que visitamos en la excursión al desierto. O de la Edad Media, como los Castillos Cruzados de Al Karak o Shobak que también visitamos.

Existen además otros yacimientos quizá menos vistosos y atractivos que incluyen otras ciudades romanas de la antigua Decápolis como Um Qays, Ayn Quwaylibah, Um Al-Jimmal; ruinas de palacios del periodo helenístico como Qasr Al-Abed (el Palacio de Hircano).

Las 7 Nuevas Maravillas del Mundo
En 2007 se elegieron por votación popular mundial las 7 Nuevas Maravillas del Mundo, esta es la lista de las seleccionadas entre las que se encuentra Petra.

LAS NUEVAS SIETE MARAVILLAS DEL MUNDO:

1/ El Coliseo de Roma, Roma (Italia).

2/ Petra, en Jordania.

3/ El Taj Mahal, en la ciudad de Agra (India).

4/ La Gran Muralla China, en China.

5/ Chichén Itzá, en la península de Yucatán (México).

6/ La estatua del Cristo Redentor, en Río de Janeiro (Brasil).

7/ Machu Picchu, en Cuzco, (Perú).

Jordania y la Biblia:

En Jordania hay numerosos sitios ligados a la Biblia. De la mayor parte de los cuáles tan solo queda un testimonio escrito en las Sagradas Escrituras pero muy poco de constancia arqueológica. Entre los lugares más visitados y famosos están el Monte Nebo (lugar en el que Moisés mostró la Tierra Prometida al Pueblo Judío) y Betania, el lugar del Bautismo de Cristo por San Juan en las proximidades del Mar Muerto. Ambos lugares están a menos de una hora de la capital Amán.

Dónde comer y la gastronomía Jordana:

En los lugares más turísticos como Petra y Jerash o en la capital Amán, es posible elegir el tipo de restaurantes y hay comida internacional. En el desierto y localidades más pequeñas, las opciones se reducen drásticamente, pero siempre nos fue posible encontrar sitios donde encontrar comida local. Recomiendo algunos sitios en los que comimos que nos gustaron en cada capítulo. El precio de referencia fueron los 10 JOD (Dinares jordanos), más o menos lo que nos costaron comidas y cenas.

¿Qué comimos?

A destacar el Mansaf, el plato nacional jordano. Un plato de carne de cordero guisado con arroz y  salsa agria que se sirve con pan de pita, el Macluba, un guiso de carne acompañado de arroz, y el Sish Kebab, brochetas o trozos de carne marinada con salsa y servidos con verduras. Para picar no faltó nunca el hummus y una crema a base de berenjenas que igualmente se unta en el pan de pita.

Casi siempre terminamos con algún dulce típico, hechos a base de frutos secos; pistachos, cacahuetes y almendras principalmente, con miel o almíbar. Y lo tradicional es acompañarlo de té a la menta caliente.

Dónde dormir:

Pasamos dos noches en Amán, dos en Petra, una en Wadi Rum, otra en el mar Muerto y la última en Madaba. En todos los sitios tuvimos la opción de elegir entre establecimientos distintos y rangos de precio variado.

En Petra, Madaba o Jerash hay bastantes hotelitos locales con muy buen servicio y a buen precio. Casi todos ofrecían el desayuno incluido, y el precio medio que gastamos en estos lugares fue de unos 35JOD por habitación doble (unos 46€)

En el mar Muerto, los establecimientos son algo más caros, porque es preferible elegir uno que tenga su playa privada para poder bañarte y después poderte duchar tranquilamente. Son generalmente cadenas internacionales. Aquí pagamos por una doble 70JOD (unos 90€ por una doble con desayuno buffet)

En Wadi Rum pasamos la noche en un campamento beduino en donde dormir no era lo más caro, 20JOD por una tienda para dos personas (unos 25€ con desayuno incluido). Es aconsejable organizar las excursiones y la cena y negociar un precio global con el mismo campamento. La cena nos costó 10JOD por persona, comida tradicional jordana. Viajábamos un grupo de tres personas y realizamos dos excursiones en 4×4 privado y un paseo por el desierto en camello al amanecer por 100JOD en conjunto, es decir unos 45€ por persona todo incluido.

 

Etapas del Viaje

Aquí tienes un resumen de qué ver y las mejores visitas a realizar en un viaje a Jordania. Puedes ver fotos de cada etapa y más información pulsando en los enlaces

.

1/ Jordania (I): Amán y los Castillos del Desierto  En esta etapa del viaje, lo que no te puedes perder es…

Amán: La Ciudadela es el conjunto monumental más interesante de la capital que incluye las ruinas romanas y el Palacio y Mezquita Omeyas. También junto a la Ciudadela podremos visitar el precioso Teatro Romano, y el Museo Arqueológico. Sin salir del casco histórico la Gran Mezquita de Al-Hussein, y en la parte moderna de la ciudad merece la pena acercarse a visitar el sorprendente barrio financiero y la Mezquita del Rey Abdalá.

Castillos del Desierto: Tres paradas fundamentales; el Castillo del Al Kharanah, lugar de recreo de los Califas Omeyas de Damasco; Qasr Amrah, baños árabes con increíbles frescos con más de mil años de antigüedad que representan figuras humanas y temáticas atrevidas para la cultura musulmana predominante de la época; y la fortaleza medieval de Al-Azraq, que jugó un importante papel histórico con las Cruzadas, y durante la época Otomana.

2/ Jordania (II): La Ruta del Rey – De Amán a Petra En esta etapa no te puedes perder: En Madaba, los yacimientos arqueológicos de Madaba, la ciudad de los mosaicos, especialmente «El Mapa de Madaba«, un mosaico bizantino que refleja con precisión cartográfica la realidad de Tierra Santa y sus ciudades hace más de mil años.  Y en la Ruta del Rey son paradas obligadas las fortalezas templarias de Al Karak y el Castillo de Shobak; Con un poquito más de tiempo, desviaros a ver Umm Ar-Rasas; Y por el camino disfrutad del paisaje sobre todo atravesando Wadi Mujib (parar en el mirador)

3/ Jordania (III): Petra – La Ciudad Mítica En Petra quédate al menos dos noches para que puedas ver el espectáculo nocturno también. El día que dediques completo a la Ciudad Perdida de Petra, empieza por el Siq, continua por el Tesoro (Al-Khazneh), las Tumbas Reales, y completa los templos del centro antes de comer. Por la tarde con menos calor es el mejor momento para subir al Monasterio (Deir). La luz del atardecer convierte las Tumbas Reales en monumentos dorados, es el momento ideal para hacer fotos.

Si tienes un día extra aprovecha y sube a los miradores del Tesoro, bien por la mañana para que el sol ilumine su fachada. También puedes hacer la excursión al Altar de Sacrificios, o incluso conocer «Little Petra»

4/ Jordania (IV): Wadi Rum – El Desierto Rojo5 Esta es una de las etapas más bonitas del viaje, para mí junto con Petra lo que más disfruté. Es conveniente pasar al menos una noche para disfrutar del desierto en un campamento beduino, y  realizar una excursión en 4×4 al menos para descubrir uno de los paisajes desérticos más bonitos del mundo. No dejéis de visitar los parajes de la «Gran Duna Roja«, el arco natural de «Umm Fruth«, y seguir los pasos del personaje histórico y de la película de Hollywood «Lawrence de Arabia» en sitios como la «Casa de Lawrence» o «Lawrence Spring» y si disponéis de tiempo el «Cañón de Kazhali«.

El alojamiento en tiendas beduinas con comodidades puede resultar muy barato, desde 20€ por pareja. Las comidas y cenas, así como las excursiones en 4×4 o  en camello se pueden organizar en los distintos campamentos que ofrecen alojamiento.

5/ Jordania (V): Mar Muerto y Jerash

En el Mar Muerto, no dejes de bañarte en sus aguas para experimentar como se flota en sus aguas. Mejor si escoges un resort con playa privada, porque la costa no está muy bien preparada para recibir bañistas, y además conviene ducharse después para quitarse la sal.

Como excursiones, las Ma’in Hotsprings y el Dead Sea Panorama Complex son las más interesantes de las cercanas al resort. con un poquito más de tiempo, Madaba está a menos de una hora así como el Monte Nebo.

Jerash está a unos 85 km (aprox.1h30′). Las bellísimas ruinas de Gerasa la antigua ciudad romana, son de las mejores que se pueden encontrar en Oriente Medio, comparables con las de Palmira (Siria) o Baalbek (Líbano). Hay que dedicarles al menos 4 horas para recorrer con tranquilidad el recinto y poder admirar, la Plaza Ovalada, el Arco de Adriano, y los antiguos teatros y templos.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.