La segunda parte de nuestro viaje nos llevó por la histórica Ruta del Rey (King’s Road en inglés, denominación que veréis a menudo en la señalización turística). Recorre la columna vertebral de los territorios jordanos, un recorrido de norte a sur, desde Amán a Petra, que bordea el escarpe de la meseta jordana, entre el desierto al este y la profunda depresión del mar Muerto al oeste. Coincide con el territorio más fértil que ha albergado población desde tiempos bíblicos.

En invierno, debido a la altura sobre el nivel del mar (unos 850 metros de media) puede incluso nevar, y las noches son gélidas. En verano, el frescor nocturno que proporciona la altitud constituye un verdadero descanso frente al rigor de los calores estivales que sobre todo asolan tanto el profundo valle del Jordán, como la llanura mesetaria del desierto que se extiende hacia el este.

La Ruta del Rey atraviesa lugares tan interesantes como Madaba, con su legado cristiano y sus interesantes mosaicos. Junto a Madaba, la posibilidad de visitar el Monte Nebo, lugar en el que Moisés mostró a su pueblo la Tierra Prometida. Más al sur atravesando el gigantesco surco natural de Wadi Mujib, que crea un enorme cañón natural, podremos visitar dos de los castillos cruzados mejor conservados de Oriente Medio en Al Karak y Shobak.

Por el camino, se pueden visitar otros sitios arqueológicos como Um Ar-Rasas con sus peculiares mosaicos bizantinos, o los paisajes inolvidables de la Reserva Natural de Dana, paisaje protegido que alberga una variada fauna.

Qué visitamos en esta etapa

Aquí encontrarás los lugares descritos y visitados en este artículo. Puedes utilizarlo para llegar hasta ellos, usando el navegador google de tu móvil.

Ruta del Rey – De Amán a Petra

De Amán a Madaba 35kms – 50′

1/ Madaba

Conocida como la «Ciudad de los Mosaicos«, llegaréis hasta esta tranquila ciudad provincial para visitar los valiosos mosaicos bizantinos que se conservan. La ciudad es bastante pequeña, y los lugares que visitaréis los podéis alcanzar fácilmente andando. Mucha gente escoge Madaba para ser la base de excursiones por la zona. Por su cercanía a Amán, al Mar Muerto o al Monte Nebo, y porque es mucho más acogedora que la capital y está orientada al turismo. Hay sitios muy acogedores para quedarse, restaurantes y muchas tiendas de artesanía (alfombras, orfebrería, oro, cerámica) y productos típicos. Nosotros aprovechamos Madaba también para realizar algunas compras sobre todo de la exquisita repostería jordana basada en los pistachos el hojaldre y la miel.

Monte Nebo

Desde Madaba al Mar Muerto hay apenas 35 km con una carretera panorámica muy bonita que atraviesa el tremendo escarpe que salva el desnivel entre Madaba, a unos 800 mts sobre el nivel del mar, con el Mar Muerto a -450 mts. De camino podemos visitar el Monte Nebo. Una ermita conmemora el punto donde Moisés mostró la «Tierra Prometida» al pueblo de Israel. Es recomendable realizar un paseo a pie hasta la cruz que se sitúa en lo alto de una colina, desde la que se supone que Moisés atisbó Israel por primera vez.

De regreso en Madaba, las visitas ineludibles son la Iglesia de San Jorge y el Parque Arqueológico que incluye las ruinas de diversos templos.

Iglesia de San Jorge – El Mapa de Madaba

La Iglesia de San Jorge, es un austero templo ortodoxo griego que se levantó en 1884 sobre las ruinas de una templo cristiano bizantino. Cuando se realizaron las obras de acondicionamiento se descubrió que bajo su suelo se encontraban los restos de un extenso mosaico que contenía una representación fidedigna del mapa de Tierra Santa. Este mosaico, fechado en 560, es el mapa de Tierra Santa más antiguo que se conoce.

Algunos datos: Sus dimensiones originales eran de entre 15 y 25 mts de largo por 6 mts de ancho. Poseía más de dos millones de teselas. Había más de 150 referencias en griego, que señalaban poblaciones, ríos y accidentes geográficos.

Parque Arqueológico de Madaba I y II

A corta distancia del anterior, el Parque Arqueológico de Madaba I (Entrada Incluida en el Jordan Pass) reúne las ruinas de dos antiguas iglesias separadas por una calzada romana.

A la entrada está el mosaico más antiguo de Jordania que data del siglo I. Un poco más allá la sala principal de la antigua iglesia de la Virgen María, que es una obra maestra del diseño geométrico y data del siglo VI. Fueron hallados bajo una casa privada en 1887. Al otro lado de la calzada romana, encontramos los restos del mosaico que cubría los suelos de la iglesia del Profeta Elías.

Del Parque Arqueológico de Madaba II, hay que reseñar que pertenecieron a una antigua mansión bizantina, y sus motivos decorativos son muy llamativos. Aquí encontraréis mosaicos de colores vivos, de bestias y luchadores, y destacan la representación de la «lucha entre un toro y un león», o «un oso y un gladiador» (ambos en el cuadro de ilustraciones).

Dónde dormir en Madaba

Black Iris Hotel (Off Madain Street, Madaba, Jordania – Tel: +962 5 325 0171 – www.blackirishotel.com) Un hotel agradable de carácter local, cómodo aunque no recientemente renovado, pero con un desayuno muy completo. Buena relación calidad-precio (35JOD = Unos 46€ – Habitación doble con desayuno)

Dónde comer en Madaba

Bab Alshams Restaurant (Al-Gharbi St., Madaba, Jordania – Tel: +962 5 324 0333) Un estupendo restaurante local con especialidades jordanas y orientado a un público local. También es el sitio donde fumar una buena pipa de shisha. Comimos por unos 12JOD = 15€ por persona.

Artesanía y Dulces típicos
Madaba es un lugar idóneo para hacerse con artesanía y otros productos típicos jordanos.

Anabtawee Sweet Shop: (Al-Gharbi St., Madaba, Jordania – Tel: +962 5 324 1170) Aquí podéis comprar cajas muy bien presentadas de los típicos dulces jordanos a base de pistachos, almendras, maní, acompañados de hojaldres, almíbar y miel. Para regalar o para llevarse a casa. Muy ricos, variados y de tamaños distintos.

De Madaba a Um Ar-Rasas – 31kms (40′)

2/ Um Ar-Rasas

Ruinas arqueológicas Patrimonio de la Humanidad que corresponden a la bíblica «Castron Mefaa». Dos iglesias bizantinas San Pablo o de los leones y San Esteban poseen mosaicos del siglo VIII. La entrada está incluida en el Jordan Pass.

Hoy en día Um Ar-Rasas es un pueblecito que aprovecha los cultivos de secano que el suelo de esta comarca semiárida de transición al desierto puede dar. El recinto arqueológico es muy fácil de encontrar. Calcula una hora u hora y media para disfrutar del paseo por todo el recinto.

Se atraviesan las ruinas de la antigua ciudad para llegar la Iglesia de San Pablo, en la que admiramos los leones de Um Ar-Rasas. Más abajo, protegida por un hangar, la Iglesia de San Esteban conserva una de las obras maestras del arte bizantino en Jordania, un extenso mosaico que refleja escenas de la vida cotidiana, y la representación de diez ciudades antiguas.

De Um Ar-Rasas al Mirador de Wadi Mujib – 18kms (22′)

3/ Mirador de Wadi Mujib

Después de recorrer unos 20 km por la llanura semidesértica, surge de repente un gigantesco socavón tallado por el río Mujib a lo largo de millones de años. El mirador que se encuentra en el inicio de la imponente bajada, es el lugar ideal para apreciar el a veces llamado «Gran Cañón de Jordania«.

Hay puestos de artesanía con piezas de piedra tallada, alfombras y otros artículos de artesanía que amenizan la parada, pero lo más espectacular es el paisaje natural del cañón natural que sirvió de frontera entre los reinos bíblicos de los Moabitas (al sur) y los Amanitas (al norte)

Del Mirador de Wadi Mujib a Al Karak – 52kms (1h10′)

4/ Castillo Cruzado de Al Karak

Tras superar Wadi Mujib y su profundo surco, llegaremos a Al-Karak, capital comarcal y la ciudad más importante del sur de Jordania. Al-Karak sobrepasa los cincuenta mil habitantes que se reparten entre las colinas circundantes a la que corona el imponente castillo cruzado. La que fuera capital del reino bíblico de los moabitas (Moab), tomó el nombre de Kiriakopolis durante la época helenística. De ese nombre deriva el nombre actual de esta próspera capital comarcal jordana.

El Castillo de Al Karak fue construido por los Cruzados de Tierra Santa, y constituía una de las fortalezas principales que defendían las fronteras orientales del Reino de Jerusalén. Fue cristiana desde 1142 a 1188, año en el que las tropas de Saladino lo conquistaron.

Sus dimensiones son verdaderamente impresionantes, y uno no se hace bien a la idea hasta que lo visita por dentro. Tiene un increíble parecido con las fortalezas medievales europeas. Formaba parte de una serie de fortalezas protegían Tierra Santa desde el Golfo de Aqaba hasta Siria. Éste, es el mayor de los que se encontraban en Jordania, y es comparable a las fortalezas sirias de Alepo o Krak de los Caballeros.

La visita está incluida en el Jordan Pass. Paseando por esta inmensa fortaleza medieval, se pueden explorar los larguísimos pasadizos y dependencias del castillo cruzado, y percatarte de su importancia estratégica en la defensa de Tierra Santa. Desde lo alto de sus murallas es fácil comprender el paisaje, y ver como la fortaleza defendía uno de los pasos naturales entre las mesetas áridas del desierto y el profundo valle del Mar Muerto y los accesos a Tierra Santa.

Del Castillo de Al Karak a Wadi Hasa – 25kms (30′)

5/ El Cañón de Wadi Hasa

En el camino hacia Shobak, el segundo castillo templario de Jordania, la carretera atraviesa un nuevo cañón, que si bien no es tan profundo y ancho como Wadi Mujib, también proporciona unos extraordinarios paisajes naturales. En Wadi Hasa, el río Hasa excava un profundo surco en la mesta jordana, y la erosión de las aguas fluviales a lo largo de millones de años ha dejado al descubierto basaltos volcánicos que se alzan como enormes montañas negras.

De Wadi Hasa a Shobak – 87kms (1h27′)

6/ Castillo Cruzado del Shobak

Unos 85kms de distancia separan Wadi Hasa de Shobak, sin embargo la carretera atraviesa varias poblaciones y la conducción se hace más lenta y pesada (preved 1h30′).

ShobakCrusaderCastleEl Castillo de Shobak, también conocido como Castillo de Montreal o Mont Regalis, es también de dimensiones extraordinarias, aunque un poco más pequeño que el de Al Karak. De nuevo el mismo patrón de ubicación estratégica, en uno de los accesos naturales desde la meseta jordana al valle del Mar Muerto y Tierra Santa. Fue la primera de las fortalezas cristianas al otro lado del Jordán, data de 1115, construida para proteger el camino de Egipto a Damasco por el Rey Balduino I de Jerusalén. Fue conquistada por Saladino en 1189. Se puede ver un pozo con 350 peldaños.

De Shobak a Wadi Musa (Petra) – 30kms (30′)

7/ Wadi Musa – Petra

El último tramo de la Ruta del Rey, une los 25kms (unos 30′) que separan el castillo de Shobak con Wadi Musa, la población moderna que agrupa las instalaciones hosteleras que dan servicio al turismo que genera la antigua ciudad de Petra.

Dónde dormir:
En Petra la oferta hotelera es variada y para todos los gustos y bolsillos desde los lujosos resorts que se levantan a las puertas del recinto arqueológico a los populares hoteles con encanto que se han construido en los últimos años en la localidad de Wadi Musa.

Entre los primeros destancan el Movenpick Petra, Petra Sella Hotel o el y el Town Season Hotel. Entre los que tienen una mejor relación calidad precio y tienen todas las comodidades destaco el  Jabal B&B, Petra House o el Peace Way Hotel. En los primeros se puede dormir entre los 90 y 180€ por habitación doble, mientras que los segundos ofrecen buena calidad y a menudo desayuno incluido por menos de 70€ la doble.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.