Castillo de Chambord: El Capricho del rey Francisco I

El Castillo de Chambord es el más espléndido de los castillos del Loira y el de mayor tamaño. Se trata de un Palacio Real de la monarquía francesa, que fue iniciado en 1519 por el rey Francisco I. Su imponente aspecto, responde a bocetos originales de Leonardo Da Vinci (que fue acogido en la Corte del rey Francisco I) con la participación de varios arquitectos franceses del Renacimiento.

Su planta responde a un esquema modernizado de una fortaleza medieval, erigida en torno a una torre del homenaje, sin embargo su aspecto externo, repleto de elementos ornamentales, y su disposición, responden a un estilo plenamente renacentista. Se levanta en medio del Bosque de Bologne, un coto de caza real, que sigue estando rodeado de un muro de 32 km de perímetro. Un extenso foso rodea el castillo. Para su construcción se desviaron aguas del Loira y de sus afluentes.

A pesar de la millonada que supuso para las arcas del monarca francés, hasta el punto de arruinarse y no poder pagar a los acreedores, Francisco I no paró las obras en ningún momento. Incluso cuando cayó cautivo tras la Batalla de Pavía (1525) frente al Emperador y rey de España Carlos V, prefirió seguir con su construcción antes de pagar el rescate de sus propios hijos los Duques de Orléans y de Anjou, canjeados por su propia libertad. En 1538, fue el escenario elegido para recibir al Emperador con toda la pompa y boato, para impresionar al monarca español. Los reyes franceses escogerían residencias distintas a Chambord, que nunca más tuvo la importancia de la que gozó durante el siglo XVI.

Mapa de los Castillos del Loira

Cómo llegar:

En Avión:

El aeropuerto más cercano es el de Tours a 75 km.

En Coche:

Desde la frontera francesa en Irún hasta los Castillos del Loira son unos 600 km todos por autopista, unas 6h de trayecto. Se puede por tanto realizar este viaje en coche propio, u optar por alquilar un coche, volando a Tours o Paris. Para moverse por los Castillos del Loira es conveniente tener coche propio

El Castillo de Chambord se encuentra a:

  • Blois: a 17 km ( 20′)  – Capital de departamento junto al río Loira.
  • Castillo de Cheverny: a 18 km (20′) 
  • Tours: a 75 km (1h)- Capital regional y el aeropuerto más cercano
  • Paris: a 180 km (2h)

A continuación encontrarás un mapa con la ubicación de los Castillos del Loira que te servirá para ubicar los castillos descritos en los distintos artículos de la sección, y para navegar hasta ellos.

Aquí tienes los enlaces a otros artículos dedicados a esta región:

Top 5 – Castillos del Loira:

Top 3 – Ciudades del Loira:

  • Tours
  • Blois
  • Chinon

Visitando Chambord

Mucho antes de llegar al parking del castillo, atravesaremos las puertas del Bosque de Bologne, un coto de caza real que está acotado por un muro con 32 km de perímetro. Dejaremos el coche para caminar unos 10′ a través de un mercadillo para llegar hasta el castillo de Chambord.

¡Impresionante Chambord!

Cuando por primera vez se vislumbra el Castillo en su conjunto, es sobrecogedor. Un monumento perfectamente puesto en valor por la perspectiva y por su ubicación. Todo rodeado de prados verdes y de un foso que ensalza las líneas renacentistas del grandioso edificio. Forma y emplazamiento de castillo, fachada y comodidades de palacio. De aspecto renacentista, es uno de los mayores monumentos de Francia, y antecede en solo unas décadas a El Escorial de Felipe II.

El «Castillo de Chambord» fue incluido en la lista de la Unesco de Patrimonio de la Humanidad en 1981. En el 2000, esta lista también incluyó el conjunto de los «Castillos del Loira».

Canal central

Antes de realizar la visita conviene dar un paseo frente al magnífico castillo desde el otro lado del canal central, y hacerse la foto de rigor. La fotogenia de este monumento es indudable, y en cada momento del día se le saca partido a cómo la luz incide en sus fachadas.

Visita del interior del castillo

Una excelente colección de muebles, tapices, cuadros y otros objetos históricos decoran las estancias que se visitan. La visita se desarrolla por un itinerario señalizado que te permite recorrer dos pisos y las azoteas, de las que más tarde hablaremos.

Se visitan estancias con distintos usos; la sala del trono, aposentos reales, salas de baile, salas de estudio. Destaca la gran colección de retratos de personajes históricos, muchos de ellos pertenecientes a la familia real.

Algunos datos: El suntuoso castillo de Chambord cuenta con 440 habitaciones, 365 chimeneas, 13 escaleras principales y 70 secundarias, más de 3.000 ventanas, le rodean 5500 Ha. de bosque y un muro de un perímetro de 32 km.

Chimeneas, ventanas y tejados

Sin duda uno de los símbolos identificativos del castillo son sus innumerables ventanas decoradas con frisos puntiagudos, incontables chimeneas que se yerguen desde los tejados y un montón de elementos decorativos que hacen que sus azoteas sean una de las partes más entretenidas de la visita.

Un poco de historia: Francisco I de Francia

François Ier Louvre

Rey Francisco I

Chambord: El Capricho de Francisco I

Francisco I es el personaje histórico protagonista de este castillo. El rey francés del Renacimiento por antonomasia, inició las obras de Chambord coincidiendo con su victoria en la Batalla de Marignano (1519). La fortuna parecía estar de su parte en las campañas del norte de Italia, donde esperaba ampliar sus dominios e influencia. El palacio real de Blois, se le quedaba pequeño, y había proyectado las obras de un magnífico castillo-palacio a pocos km del mismo. Se atribuyen los primeros bocetos a Leonardo Da Vinci, erudito renacentista, inventor, ingeniero y arquitecto, que estaba al servicio del rey galo, que era residente de su Corte del Loira.

La inversión ingente de dinero para su construcción empezó a fluir sin medida. Pero, Francisco I se toparía pronto con el que sería su principal rival durante todo su reinado, el Emperador y Rey de España, Carlos V. Para proteger sus dominios italianos y evitar la influencia francesa en la península Itálica, Carlos V inició una campaña para detener su avance que culminaría en la humillante derrota, cuatro años más tarde en la Batalla de Pavía (1525) en la que el propio Francisco I sería hecho prisionero por los Tercios Españoles.

Map of France under Francis I (1515-1547)-es

Dominios y Residencias de Francisco I

Francisco I, preso y anfitrión de Carlos V

Ni siquiera entonces, cuando Francisco I estaba en bancarrota, dejó de financiar las obras de «su castillo» recaudando hasta el último recurso de los impuestos y tasas que impuso a sus súbditos. No le pararía ni tan siquiera el hecho de carecer del dinero del rescate que le exigía Carlos V a cambio de su libertad, que negoció acordando el trueque de la misma por sus propios hijos. Los Duques de Orléans y de Anjou permanecerían presos en España durante más de dos años.

En 1539, el Castillo de Chambord, avanzadas las obras, lucía ya un aspecto parecido al actual. Fue el lugar elegido por Francisco I para recibir e impresionar a Carlos V. Con todo lujo y boato, organizó una impresionante recepción que no dejaría impasible al monarca español. Sin embargo, a la muerte de Francisco I en 1547, las obras de Chambord  se detendrían y nunca llegaría a alcanzar tanta notoriedad con sus sucesores. Actualmente se puede observar la inacabada obra, que a pesar de sus impresionantes dimensiones no se completó según los planos iniciales.

Galería de fotos – Castillo de Chambord

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.