Ruta por los Castillos del Loira

Una de las rutas monumentales más famosas de Europa, los Castillos del Loira han fascinado a generaciones de viajeros que desde el siglo XVI han recorrido este rincón del corazón de Francia. Una concentración de suntuosas residencias de reyes y aristócratas franceses que competían por ofrecer la mejor imagen de lujo, prestigio y brillo. Su estado de conservación excepcional y la belleza de su entorno, además de una excelente infraestructura de alojamientos, extensa oferta cultural y de la buena mesa, han convertido a este destino en un clásico de los viajes.

Nuestra ruta no pretende abarcar todos y cada uno de los castillos que se levantan desde Gien a Angers, nos llevaría más un mes visitarlos todos, y acabaríamos absolutamente saturados. Acotaremos nuestra visita en la comarca que a nuestro juicio reúne los mejores ejemplos estéticos e históricos de palacios y residencias; la cuenca del Loira y de sus afluentes, Cher e Indre, entre Blois y Tours.

Cuatro días pueden ser suficientes para disfrutar de su belleza y para entender porqué durante 170 años, el Loira fue el centro de poder y decisiones del Reino de Francia. Comprender como las influencias renacentistas traídas desde Italia por los reyes franceses, modificaron para siempre la estética de los castillos medievales, que una vez perdida su función defensiva, comenzaron a desempeñar un importante papel de representación y «grandeur«.

Mapa de los Castillos del Loira

Cómo llegar:

En Avión:

El aeropuerto más cercano es el de Tours.

En Coche:

Desde la frontera francesa en Irún hasta los Castillos del Loira son unos 600 km todos por autopista, unas 6h de trayecto. Se puede por tanto realizar este viaje en coche propio, u optar por alquilar un coche, volando a Tours o Paris. Para moverse por los Castillos del Loira es conveniente tener coche propio

La ciudad de Blois se encuentra a:

  • Paris: a 185 km (2h05′)

A continuación encontrarás un mapa con la ubicación de los Castillos del Loira que te servirá para ubicar los castillos descritos en los distintos artículos de la sección, y para navegar hasta ellos.

Aquí tienes los enlaces a post publicados dedicados a esta región:

Castillos del Loira: 

Ciudades del Loira:

Un poco de historia: Los Castillos del Loira

El Valle del Loira y sus castillos

¿Por qué en un espacio de unos 20.000 km2 existe tal concentración de castillos?

Desde la Edad Media, el Valle del Loira se encontraba ubicado en el centro de Francia, alejado de las cambiantes fronteras del reino. El curso medio de este apacible río, discurre a través de una geografía amable de suaves colinas y fértiles llanuras, con un clima benigno, más templado de lo que correspondería a su latitud. Las vicisitudes históricas le pusieron como escenario central de disputas de dinastías que luchaban por coronarse en Francia e Inglaterra. Con el fin de la Guerra de los Cien Años, y la amenaza Borgoñona sobre París, los monarcas franceses encontraron en el Loira, el lugar seguro a dónde trasladar su corte y expandir su influencia.

La Corte Real Francesa en el Loira

François Ier Louvre

Francisco I – Rey de Francia 1515-1547

Con el traslado de la Corte a Amboise en 1418, se inicia un periodo de más de un siglo de esplendor. Los castillos van dejando de tener una función defensiva, y pasan a ser las residencias de reyes y nobles. Las necesidades cambian y los gustos estéticos también. Las campañas italianas de Carlos VIII y Luis XII, en sus ansias por extender su influencia en la península itálica, son el detonante del cambio renacentista en el concepto de residencia a partir de los antiguos castillos. Los muros se rebajan y adelgazan, se abren grandes ventanales, los matacanes y adarves sirven a un propósito meramente decorativo, el impulso reformador y constructivo se inspira profundamente en las obras del norte de Italia. Desde allí se traen arquitectos, urbanistas y paisajistas. El concepto de jardín a la francesa, se enraíza precisamente en los jardines renacentistas italianos.

Pero el rey que más influencia tuvo en el Loira es Francisco I. Construyo Chambord, transformó Blois, y habitó por temporadas en Chenonceau, en Azay-le-Rideau y en Amboise.

Una transformación radical y un espíritu constructivo que se mantuvo durante 170 años, hasta el regreso definitivo de la Corte a París. Es precisamente éste, el último motivo por el cuál, hoy podemos admirar tal concentración de castillos y residencias tan bien conservados. La falta de presión especulativa, la lejanía de los conflictos sociales, y el cariño por sus monumentos de los habitantes del Loira hicieron el resto.

Castillos o Palacios (Forteresses ou Châteaux)

Aunque la palabra «châteaux» se traduce literalmente por castillos, el concepto de «château» (el singular) se asemeja mucho más a la palabra palacio en español, pues son residencias reales y aristocráticas. Para designar a los castillos, tal y como los entendemos en español, en francés se utiliza la palabra «forteresse» o fortaleza, a menudo acompañado de medieval.

Dónde alojarse:

Un punto relativamente central para realizar todas las visitas es la pequeña ciudad de Amboise. Por este motivo y por la comodidad de estar en un mismo alojamiento los cuatro días, escogimos una casa rural en el pueblecito de Montlouis-sur-Loire.

Se puede perfectamente optar, no obstante, por seleccionar hoteles en nuestra ruta, ya que los hay para todos los gustos y bolsillos.

Ruta Castillos del Loira : Dia 1

Día 1 : Chambord, Blois y Cheverny

Inicio desde Amboise > Château de CHAMBORD (40 km / 45′)

Por la mañana, empezamos la jornada desplazándonos hasta el Castillo de Chambord. Comenzamos nuestra Ruta de los Castillos del Loira, por el más grande y suntuoso. Concebido como residencia real para Francisco I, fue levantado entre 1519 y 1539.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Chambord)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Chambord

Chambord > BLOIS (17 km / 15′)

Tras la visita de Chambord, nos dirijimos a la ciudad condal y real de Blois. Merece la pena realizar un paseo por la ciudad, para descubrir su catedral de San Luis, la iglesia de San Nicolás, antigua abadía benedictina, y por supuesto su castillo medieval-renacentista. Comida.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Blois)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Blois

Donde comer en Blois:

Entre la avenida principal Rue de Denis Papin y la calle Rue des Juifs vais a encontrar numerosas terrazas y sitios para comer. Una recomendación particular por lo especial del sitio sería esta floristería restaurante que está junto al río…

  • Roses et Sens Loire: 12 Rue du Maréchal de Lattre de Tassigny, 41000 Blois, – Tel: +33 254 561 818 – Una floristería-restaurante en la que preparan menú y platos del día por 11€. Junto al río es un sitio muy agradable.

Blois > Château de CHEVERNY (16 km / 15′)

La tercera visita del día, nos lleva hasta el Castillo de Cheverny. Propiedad ininterrumpida de la misma familia que lo construyó a inicios del siglo XVII, Cheverny es un icono de la elegancia de los castillos del Loira. Su visita es imprescindible para hacerse una idea de cómo era y es la vida de la aristocracia francesa desde el siglo XVII hasta nuestros días. Además cuenta con el aliciente de haber sido la inspiración de la mansion del Capitán Haddock en los cómics de Tintin.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Blois)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Cheverny

Ruta Castillos del Loira : Dia 2

Día 2 : Chenonceau, Montpoupon & Valençay

Inicio desde Amboise > Château de CHENONCEAU (15 km / 20′)

La primera visita del día nos llevará hasta el más romántico de los Castillos del Loira, Chenonceau. Edificado sobre el río Cher, fue testigo de personajes femeninos de la historia de Francia de gran relevancia. Es quizás, el más bello y pintoresco de todos. Todos estos motivos lo han convertido en el castillo privado más visitado de Francia.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Chenonceau)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Chenonceau

Chenonceau > Châteaux de MONTPOUPON & MONTRÉSOR (35 km / 40′)

Nuestra excursión nos lleva por idílicas carreteras comaracales hasta Valençay. Por el camino pasaremos por estos dos castillos, aunque no visitamos por dentro ninguno de ellos. Incluyo, no obstante, la información para su visita, por si se dispone de tiempo.

Queremos ir a comer al pueblecito de Montrésor, pero antes, a tan sólo 13 km de Chenonceaux, la carretera pasa por delante del Castillo de Montpoupon. Aislado en el paisaje, se encuentra a orillas de varios arroyos entre el Indre y el Loira. Con origen en el siglos XII, fue transformada en el siglo XVI como residencia aristocrática privada, lo que todavía es hoy.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Montpoupon)

Avanzando 20 km llegamos hasta el pintoresco pueblo de Montrésor, apiñado entre el río Indrois y la colina en la que se levanta su castillo (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Montrésor).

Dónde comer en Montrésor:

Dos recomendaciones, uno por lo especial del lugar y porque hacen las mejores crêpes que he probado, y el otro es el restaurante más concurrido del pueblo. Prestad atención a los horarios y no lleguéis más tarde de las 13h30 para comer o correréis el riesgo de que el servicio haya terminado. Lo mejor llamar anticipadamente para reservar mesa.

  • Barapom: Rue Xavier Branicki, 37460 Montresor – Tel: +33 247 192 748 – Para disfrutar de crêpes saladas o dulces exquisitas.
  • Café de la Ville: Grande Rue, 29 – 37460 Montresor – Tel: +33 247 927 531 – Preparan comida tradicional y a diario un menú. Se come por 20€.

Montresor > Château de VALENÇAY (32 km / 30′)

Unos 30′ por carreteras secundarias de paisajes serenos, atravesando pequeñas poblaciones, nos llevan hasta el castillo que fue «prisión» de la Familia Real Española durante la ocupación Napoleónica y que desempeñó las labores de la diplomacia francesa durante el siglo XIX. El imponente Castillo de Valençay destaca por su tamaño.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Valençay)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Valençay

Ruta Castillos del Loira : Dia 3

Día 3 : Villandry, Azay-le-Rideau, Langeais

Inicio desde Amboise > Château de VILLANDRY (50 km / 50′)

Para comenzar el día, visitaremos otro de los Top-5 del Loira, el Castillo de Villandry, conocido por tener uno de los más bellos jardines de Francia. El estilo clásico de su edificio, con patio de armas abierto, atesora una notable colección de arte español. Destacan sus tallas de Pedro de Mena, antiguas piezas de retablos barrocos e incluso un artesonado mudéjar del siglo XIII, trasladado pieza por pieza desde el Palacio de Altamira en Torrijos (Toledo).  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Villandry)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Villandry

Villandry > Château d’AZAY-le-RIDEAU (xx km / xx’)

Posiblemente llegaréis a Azay-le-Rideau justo al inicio de la hora de comer. Es preferible comer antes de la visita, ya que os recuerdo que aquí el horario es estricto y termina pronto. De 12h30 a 14h, y siempre es preferible comer pronto.

Una sugerencia para comer

L’Orangerie d’Azay :  4 Rue de Pineau, 37190 Azay-le-Rideau – Tel:+33 972 194 615 –  Es un restaurante con terraza muy agradable que se encuentra justo en el camino de regreso desde el castillo al parking. Tienen menú del día, y se come muy bien al aire libre por unos 15-20€ por persona.

Azay-le-Rideau es un monumentos nacional que pertenece al Estado Francés, que lo compró a principios de siglo XX y ha instalado aqui un Museo del Renacimiento. Edificado sobre una isla en un remanso del río Indre, compone una estampa inolvidable de un castillo de ensueño rodeado de unos jardines románticos con cascadas incluidas. Su interior es también uno de los más interesantes teniendo una colección de retratos extraordinaria, y  aposentos privados amueblados como en la época y la extraordinaria sala de Francisco I, o los. No hay que perder de vista el símbolo de la salamandra, presente en escaleras y chimeneas que simboliza al rey Francisco I.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Azay-le-Rideau)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Azay-le-Rideau

Azay-le-Rideau > LANGEAIS (12 km / 14′)

Muy cerquita de Azay-le-Rideau hay dos opciones de castillos que podéis visitar, si aun tenéis tiempo y ganas. A 12 km está la pequeña población de Langeais, presidida por la mole de su castillo medieval. Fue muy disputado por ingleses y franceses en la Guerra de los 100 años. Pero el pasaje histórico más importante que aconteció en este castillo, fue el matrimonio de Ana de Bretaña con Carlos VIII en 1491. El casamiento de la duquesa con Carlos VIII y más tarde con su heredero Luis XII, significo la adhesión definitiva de Bretaña al Reino de Francia. El castillo fue abandonado hasta que en el siglo XIX, lo adquirió Jacques Siegfried que empleó su fortuna para rehabilitarlo y amueblarlo según los antiguos bocetos conservados. Fue donado al Instituto de Francia que se comprometió a continuar con su legado y gestiona las visitas hoy. (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Langeais)

Un café de tarde:

  • La Maison de Rabelais: Place Pierre de La Haute Brosse, 2 – 37130 Langeais – Es una pastelería, chocolatería que te abre el apetito. Se puede tomar un café y degustar algún dulce en su terraza. Justo al lado hay también un café-bar que ofrece bebidas en la terraza contigua.

El Castillo de Ussé, es en el que se inspiró Charles Perrault para situar la acción de su cuento «La Bella Durmiente». Está curso abajo del mismo río Indre, a 15 km, justo antes de que desemboque en el Loira. (Información y horarios y entradas: Castillo de Ussé)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Otros

Ruta Castillos del Loira : Dia 4

Día 4 : Chinon, Fontevraud, Tours

Inicio desde Amboise > Forteresse Royale de CHINON (70 km / 1h)

Iniciamos el día visitando la Fortaleza Real de Chinon. Una localidad sobre el río Vienne, que posee el castillo medieval real más bonito y con más historia del Loira. Aquí tuvieron su Corte los reyes de Inglaterra de la dinastía Plantagenet, por aquí pasó Leonor de Aquitania y su hijo Ricardo Corazón de León. Siglos mas tarde fue testigo de la visita de Juana de Arco en los episodios finales de la Guerra de los Cien Años.  (Información sobre horarios y entradas: Castillo de Chinon)

Para saber más sobre este castillo y/o ver más fotos visita el artículo: Castillos del Loira – Chinon & Fontevraud

Dónde comer en Chinon:

Si vuestra visita al castillo termina a la hora de comer, aquí tenéis un par de sugerencias en Chinon:

  • L’Écho Rabelais: 2 bis Rue du Château 37500 Chinon – Tel: +33 247 939 587 – Un buffet que viene muy a mano, pues se encuentra justo en la entrada del castillo desde el parking justo al norte de la fortaleza.
  • Café de la Paix: 6-2 Île de Tours 37500 Chinon – Tel: +33 247 930 027 – Un café-restaurante siempre animado con terracita junto al río. Situado en el centro de la villa y frente al puente sobre el Vienne, suelen preparar cada día un menú. Se comer por 20€.

Chinon > Abadía de FONTEVRAUD (20 km / 22′)

Desde la ribera sur de Chinon se tienen las mejores vistas del conjunto medieval. Desde aquí un corto trayecto en coche nos llevará hasta la histórica Abadía de Fontevraud (o Fontevrault, lo veréis escrito de ambas maneras). El conjunto monástico, que es hoy también un Museo de Arte Contemporáneo, es famoso por contener los sepulcros de Enrique II, su esposa Leonor de Aquitania, Ricardo Corazón de León, y la esposa de su hermano Juan Sin Tierra, Isabel de Angulema. (Información sobre horarios y entradas: Abadía de Fontevraud)

Abadía de Fontevraud > TOURS (60 km / 58′)

Terminaremos el día en Tours. Hay que decir que Tours tiene un riqueza monumental importante, y cuenta también con buenos museos. Extender la estancia un día más para conocer esta ciudad a fondo merece la pena. Pero si solo disponéis de unas horas este es el plan:

Primero dirigíos a la Catedral de Saint-Gatien, que por sus altas espiras visibles desde lejos, os será fácil ubicar. La catedral es un edificio gótico francés del siglo XIII. Posee una preciosa fachada occidental y en su interior no os podéis perder las vidrieras y los sepulcros. No dejéis de pasar por la Plaza Gregorio de Tours, que está entre el ábside de la catedral y el palacio episcopal que hoy ocupa el Museo de Bellas Artes.

El otro gran reclamo de Tours, es su casco medieval, las calles que rodean la Plaza Plumereau. Aquí estaba el mercado de los sombreros, de ahí el nombre. Un paseo por estas calles con edificios de entramados de vigas y preciosas tallas de madera en sus fachadas es inolvidable. Para cenar, nada mejor que una de las terrazas de la plaza.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.