Castillo de Cheverny: Clasicismo francés

El Castillo de Cheverny es uno de los castillos del Loira más famosos y visitados de esta región declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000. Se trata de una típica residencia de campo de la aristocracia francesa. Es un castillo privado, aún perteneciente a uno de los linajes más significativos de Blois, los Hurault. Se tiene constancia histórica de esta familia de financieros, que desde el siglo XII han ocupado cargos oficiales importantes para cinco reyes de Francia.

Construido entre 1604 y 1634, es conocido por ser uno de las primeras construcciones que siguen el tradicional clasicismo francés. Pero quizá la fama que ha adquirido desde mediados del siglo XX, se debe más a haber sido elegido por Hergé como modelo para la residencia del Capitán Haddock, del célebre comic «Tintin«.

 

Mapa de los Castillos del Loira

Cómo llegar:

En Avión:

El aeropuerto más cercano es el de Tours a 75 km.

En Coche:

Desde la frontera francesa en Irún hasta los Castillos del Loira son unos 600 km todos por autopista, unas 6h de trayecto. Se puede por tanto realizar este viaje en coche propio, u optar por alquilar un coche, volando a Tours o Paris. Para moverse por los Castillos del Loira es conveniente tener coche propio

El Castillo de Cheverny se encuentra a:

  • Blois: a 16 km ( 17′)  – Capital de departamento junto al río Loira.
  • Castillo de Chambord: a 18 km (20′) 
  • Tours: a 75 km (1h)- Capital regional y el aeropuerto más cercano
  • Paris: a 180 km (2h)

A continuación encontrarás un mapa con la ubicación de los Castillos del Loira que te servirá para ubicar los castillos descritos en los distintos artículos de la sección, y para navegar hasta ellos.

Aquí tienes los enlaces a otros artículos dedicados a esta región:

Top 5 – Castillos del Loira:

Top 3 – Ciudades del Loira:

  • Tours
  • Blois
  • Chinon

Un poco de historia: El Castillo de un linaje

Cheverny y los Hurault

La familia Hurault ha poseido la propiedad del castillo de Cheverny desde que se tienen registros históricos. Esta familia era una de las más destacadas de Blois desde el siglo XIII. Con la llegada de la Corte Francesa al Loira, y la construcción del Palacio Real de Blois, los reyes de Francia comenzaron a requerir los servicios de los miembros más destacados de esta familia, que destacaron por sus cargos oficiales.

Jacques Hurault – General de Finanzas para Luis XII

Jacques Hurault, destacó como General de Finanzas (una especie de Ministro de Hacienda) durante el reinado de Luis XII (Nacido en Blois en 1462, rey de Francia 1498-1515). Por aquel entonces Cheverny era un área de recreo para la familia, en donde tenían había una sencilla casa de campo desde la que se hacían cacerías.

El sucesor de Luis XII, fue el famoso Francisco I (rey de Francia 1515-1547), que tanto adoraba estas tierras, en las que residió su corte alrededor del Castillo-Palacio de Blois, haciendo del Valle del Loira el centro de poder de la monarquía y aristocracia francesa. Tres cortos reinados se sucenden entre 1547 y 1574, Enrique II, Francisco II y Carlos IX, pero ninguno alcanzó la relevancia de su predecesor Francisco I y de su sucesor Enrique III.

Philippe Hurault, Canciller de Enrique III y de Enrique IV

Enrique III (Nacido en Fontainbleau en 1551, rey de Francia 1574-1589) elige a Philippe Hurault como Canciller (una especie de Primer Ministro). Philippe se convirtió en el Primer Conde de Cheverny. Con el relevo de reyes, y la llegada de Enrique IV (Nacido , rey de Francia 1572-1610), Philippe conserva su cargo, y a su muerte su hijo Henry Hurault hereda el cargo de su padre.

Henry Hurault, Canciller Real y promotor del castillo de Cheverny

Herny Hurault siguió desempeñando el mismo cargo para Enrique IV cuando su padre Philippe murió, y es el personaje más importante para el Castillo de Cheverny, dado que el impulsor de la construcción del castillo que vemos hoy. Segundo Conde de Cheverny y Gobernador de Blois, no le faltaron contactos para contratar a los mejores artistas de la época. Boyer de Blois fue el arquitecto, y Jean Monier, el principal responsable de las decoraciones pictóricas. Éste último había trabajado para María de Médicis en el Palacio de Luxemburgo en París, y en el propio Palacio Real de Blois.

El castillo ha seguido perteneciendo a los sucesores de Philippe Hurault, salvo un breve paréntesis en el que Diana de Poitiers lo poseyó, hasta nuestros días.

Visitando Cheverny

El Castillo de Cheverny se encuentra situado junto a una pequeña aldea de campo, en las fértiles llanuras que ese extienden entre el Loira y su afluente el Cher. El Parking para visitantes está situado muy cerca de la entrada. Se puede compra un ticket para visitar sólo los jardines, o con el interior del castillo tambien (Información de horarios y precios )

Cheverny: Las líneas sencillas del clasicismo francés

Desde que lo ves por primera vez, Cheverny seduce por sus líneas limpias, su simetría y su puesta en valor en un inmejorable marco de jardínes, prados y arboledas. Sus fachadas decoradas con bustos y frisos clásicos, sorteadas por almohadillones y con cupulas cuadradas de madera y pizarra en las esquinas, es un sublime ejemplo de arquitectura clásica francesa, en la que la influencia italiana del Renacimiento incorpora los rasgos inconfundibles que tendrán las construcciones oficiales y monumentos en Francia durante los siguientes siglos.

Jardines

Los jardines son encantadores. Un paseo deleita por los hermosos ejemplares de árboles centenarios que contiene. en un extremo del mismo se halla la Orangerie, un pabellón para celebraciones que se hizó bastante común en las residencias aristocráticas de toda Europa a partir del siglo XVII. Enmarcados en un bosque con más de 2000 árboles se encuentran la zona de jardines «a la inglesa», y otra zona de jardines «a la francesa» con los correspondientes parterres geométricos.

Los propietarios del Castillo de Cheverny siguen practicando la caza con sabuesos. Posee por tal motivo una jauría destacable, de preciosos perros spaniel. Educados y obedientes, es un espectáculo verles respetar las órdenes de sus amos a la hora de comer.

Visita del interior del castillo

La ventaja de visitar el interior de un castillo que siempre ha pertenecido a la misma familia (salvo un breve periodo en el que perteneció a Diana de Poitiers -Chenonceau*-) es que su decoración y mobiliario sigue un estilo definido y sus muebles, tapices y enseres de distintas artes decorativas, fueron adquiridos y diseñados para estar donde están. Esto se nota desde la primera impresión, a diferencia de Chambord o Blois en el que lo que vemos hoy, es un reagrupamiento de objetos de época, que sin dejar de ser interesantes, no fueron creado para ese mismo propósito ni sitio. El resultado es una visita íntima y llena de encanto.

Las Salas más destacadas

Cheverny03

Comedor del Castillo de Cheverny

En el castillo destaca la colección de mobiliario estilo Luis XIII, y en general todo lo que se puede ver es original de los siglos XVII a XIX.

Escalera Central:  Preciosa, decorada con emblemas de las artes y el sol, el símbolo familiar de los Hurault, propietarios del castillo.

Sala de Armas: Tiene una colección de espadas y armaduras del siglo XVI, y pistolas, arcabuces y ballestas del XVII. Y está decorada con motivos mitológicos por el pintor Jean Monier.

Comedor: La sala más española del castillo. Está decorado con paneles de cuero repujado de Córdoba, y se encargó al pintor Jean Monier una serie de paneles que ilustran «El Quijote» tan de moda en la época.

Jean Monier fue un pintor que trabajó para la corte de María de Médicis, reina, madre de reyes y regente de Francia. Colaboró en la decoración su castillo de Bois y en el Palacio de Luxemburgo de París.

Galería de fotos – Castillo de Cheverny

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.