Arrecife: Sol, mar e historia al abrigo de las rocas

Arrecife es un pequeña ciudad de provincias con buena calidad de vida, un clima extraordinariamente suave, muchas horas de sol, y una oferta cultural muy interesante. Su legado arquitectónico incluye un pequeño barrio de arquitectura tradicional canaria, que se levanta en torno a la curiosa formación natural del Charco de San Ginés. Esta ensenada marina que penetra en la costa, es ideal para las pequeñas embarcaciones de pescadores que la ocuparon durante siglos. La iglesia de San Ginés, su principal monumento religioso, fue construida en estilo tradicional canario, con piedra volcánica negra y enlucida en un blanco refulgente. Dos castillos costeros, en perfecto estado de conservación, que defendían su importante puerto y hoy albergan sendos museos, completan la lista de visitas a realizar en la capital de Lanzarote.

Cómo llegar:

En avión

Arrecife se encuentra a 7 km del aeropuerto Lanzarote de la isla. Lanzarote tiene conexiones directas con numerosas capitales internacionales, y más de media docena de ciudades españolas. Iberia, Air Europa y Ryanair son los principales operadores de vuelos nacionales e internacionales, siendo Binter Canarias el principal operador de vuelos interinsulares con conexiones directas a Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife.

En barco

Hay conexiones marítimas con otras islas Canarias como Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife desde Arrecife, también hay un línea marítima con Cádiz; y el puerto de Playa Blanca es el principal acceso por mar hasta la isla de Fuerteventura, cuyo puerto de Corralejo, dista tan solo unos 14 km del anterior. Fred Olsen y Naviera Armas son los principales operadores marítimos.

Qué visitamos en este post

En el siguiente mapa interactivo podrás localizar con exactitud todos los lugares de los que se habla en el artículo. Podéis usarlo para llegar hasta ellos fácilmente y para seguir el itinerario propuesto que incluye los lugares más representativos de la isla de Lanzarote y su capital, Arrecife.

Los puntos descritos en este post sobre Arrecife están en color marrón.

.

Otros artículos sobre la isla de Lanzarote:

Un poco de historia: Arrecife

Arrecife toma su nombre de las condiciones excepcionales que ofrecía su ubicación portuaria, protegido de las corrientes oceánicas por un conjunto de islotes y arrecifes marinos. Se ha constatado que existían hasta tres pequeños núcleos de población aborigen (Mahos) en el lugar donde se levanta la capital de Lanzarote. Su denominación entonces era Elguinaguayra, que precisamente también hace referencia a su situación portuaria protegida.

Exportación de productos isleños

El Puerto, como durante mucho tiempo fue conocida la población entre los Canarios, empezó a cobrar importancia a partir de finales del siglo XVIII e inicios del XIX, porque desde aquí se exportaban las mercancías producidas en la isla. En un primer momento se trató de la «barrilla«, un matojo que servía para la producción de cristal por su alto contenido en sodio. Más tarde el producto estrella de Lanzarote fue la exportación de la «cochinilla«, un insecto parásito de las chumberas, que se utiliza para la fabricación del colorante carmín, muy apreciado por la industria textil.

En las imágenes, campos de chumberas en Lanzarote que se dedicaban a la producción del insecto de la cochinilla, del que se obtenía el valioso tinte textil color carmín.

Capitalidad y Decreto de Puertos Francos

En 1847 se decide trasladar la capital administrativa y política a la que ya se había convertido en la capital económica de Lanzarote. Su puerto crecía. En 1854, el Decreto de Puertos Francos promulgado por el gobierno de Bravo Murillo, que permitía a comerciar a los puertos canarios con otros puertos internacionales sin necesidad de pagar aranceles. Decreto que propulsó su crecimiento.

Pesca y turismo

La abundancia de pesca en el banco canario-saharaui durante el siglo XX con una flota amarrada principalmente en Arrecife permitió el desarrollo de industrias de salazón y conservas en la isla. Sin embargo la industria pesquera menguó tras la reducción de las capturas y derechos de faenado, tras la independencia del Sáhara. La incipiente industria del turismo que se iniciaba sobre todo a partir de 1970, fue escalando puestos como la fuente de riqueza más importante de Arrecife y de toda la isla.

Visita de Arrecife

Escudo de Arrecife

Escudo de Arrecife

La visita de Arrecife comienza por acercarse hasta su puerto y paseo marítimo. Aquí se concentran los puntos de interés.

Charco de San Ginés

En torno a este entrante de mar, se concentra el corazón de la ciudad histórica barrio marinero y de pescadores. Se puede dar un paseo para rodearlo entero, disfrutando de las vistas y rincones. Aproximadamente unos 20′. Sorprende como cambia el paisaje dependiendo de las mareas que se alternan dos veces al día. En el extremo sur del mismo se alza el casco histórico presidido por la torre de San Ginés.

Iglesia de San Ginés

Data del siglo XVII, aunque fue reformada sucesivas veces. En 1798 fue declarada parroquia. Conviene dedicarle unos minutos a admirar su sencillo interior, con varios retablos de madera, y un púlpito pintado de estilo naïve muy bonito.

Castillo de San Gabriel – Museo de Historia de la ciudad

Un corto paseo desde la iglesia por el paseo marítimo, nos lleva hasta el famoso Puente levadizo de las Bolas. Este puente unía la población con el islote del Quemado, donde se yergue desde 1586 el Castillo de San Gabriel. La fortaleza, obra del arquitecto italiano Leonardo Torriani, se edificó sobre otra anterior. Restaurado convenientemente, aloja hoy un Museo de la Historia, en el que se pueden exhiben hallazgos arqueológicos, mapas y objetos relacionados con la historia de la ciudad.

Alredores de Arrecife

Castillo de San José

Siguiendo el paseo marítimo, unos 2,5 km más al norte, nos encontramos con el otro de los castillos que defendía el puerto de Arrecife, el Castillo de San José. Levantado en 1775 está frente al más moderno puerto de la naos. Este también alberga un museo, y también por una iniciativa de César Manrique quien proyectó su rehabilitación. El Museo de Arte Contemporáneo exhibe una colección de piezas de artistas contemporáneos del siglo XX como Tapiès, Millars, Canogar, Zobel y del propio Manrique. El conjunto tiene asimismo una sala de conciertos, un restaurante y una galería acristalada.

Galería de fotos – Arrecife

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.