Bajo la mágica luz de Lanzarote, en el interior de sus lomas volcánicas, se encuentra la más tradicional, bella y estilosa de las localidades de la isla, Teguise. Un hermosos conjunto histórico-artístico, ejemplo de la arquitectura tradicional canaria, con un excelente estado de conservación.

Situado en una posición céntrica en la isla de Lanzarote, se alza sobre una meseta con fácil acceso a todas sus costas. Desde lejos, el campanario de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, se divisa vigilante sobre el centro histórico de la Villa. Un entramado de calles empedradas van a dar a la Plaza de la Constitución, epicentro de la vida cultural, religiosa y administrativa de Teguise.

Teguise es la cabeza del municipio más extenso de Lanzarote que incluye la isla de la Graciosa y las islas e islotes próximas a la misma.

Teguise: Uno de «Los Pueblos más Bonitos de España» desde 2020

Cómo llegar:

En avión

Teguise se encuentra a 11 km de Arrecife, la capital de Lanzarote y a 18 km del aeropuerto de la isla. Lanzarote tiene conexiones directas con numerosas capitales internacionales, y más de media docena de ciudades españolas. Iberia, Air Europa y Ryanair son los principales operadores de vuelos nacionales e internacionales, siendo Binter Canarias el principal operador de vuelos interinsulares con conexiones directas a Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife.

En barco

Hay conexiones marítimas con Gran Canaria y Tenerife desde Arrecife, y el puerto de Playa Blanca es el principal acceso por mar hasta la isla de Fuerteventura, cuyo puerto de Corralejo, dista tan solo unos 14 km del anterior. Fred Olsen y Naviera Armas son los principales operadores marítimos.

Qué visitamos en este post

En el siguiente mapa interactivo podrás localizar con exactitud todos los lugares de los que se habla en el artículo. Podéis usarlo para llegar hasta ellos fácilmente y para seguir el itinerario propuesto que incluye los lugares más representativos de la isla de Lanzarote y su antigua capital, Teguise.

Los puntos descritos en este post están en color verde.

.

Un poco de historia: Teguise, antigua capital de Lanzarote

Teguise fue fundada en 1418 poco después de la conquista castellana de la isla por parte de la expedición del normando Juan de Béthencourt a principios del siglo XV. Es por tanto una de las primeras fundaciones españolas en las Islas Canarias. Se levantó sobre el lugar que ocupaba la población aborigen de Acatife, que era sede de los reyes de Lanzarote.

Expnormanda

La población aborigen de Lanzarote era escasa comparada con la que se encontraron los castellanos en las islas mayores (Gran Canaria y Tenerife) o en La Palma. Eran denominados «Majos» o «Mahos»

Fundada como, Villa de San Miguel Arcángel de Teguise, tomaba como referencia un topónimo aborigen, cristianizándolo con el nombre del santo al que se dedicaba la advocación de su iglesia matriz. Esta práctica se extendería a las fundaciones castellanas posteriormente durante la expansión en el Nuevo Mundo. Hay cientos de ejemplos: Santa Cruz de Tenerife (España),  Santiago León de Caracas (Venezuela), Santafé de Bogotá (Colombia), Santiago de Querétaro (México), San Miguel de Tegucigalpa (Honduras), etc.

En la imagen: Grabado de la Expedición de Bethencourt y LaSalle >

Teguise crece y se desarrolla apoyando las expediciones de conquista castellanas al resto de las islas, y alcanza su máximo apogeo durante el siglo XVI.  A esta época se deben los principales monumentos y construcciones que se conservan en su casco histórico. A partir del siglo XVII va perdiendo relevancia estratégica. Durante el siglo XVIII la importancia económica bascula hacia los puertos de la costa, a medida que las amenazas piratas van disminuyendo. Finalmente en 1847 pierde su condición de capital en favor de Arrecife. Teguise queda sumida en un letargo duradero, enfocándola plenamente en una vida rural tradicional.

Visita de Teguise

Escudo de Teguise

Escudo de la Villa de Teguise

Teguise se sitúa sobre la meseta central de la isla de Lanzarote. Con acceso rápido hacia las costas de sotavento en Famara al noroeste, y de Arrecife al suroeste, pero suficientemente alejado de la costa para prevenir ataques piratas. Aunque ni con ésto, consiguiera salvarse de incursiones y ataques durante todo el siglo XVII.

Su entramado urbano,  conserva numerosos ejemplos de arquitectura tradicional canaria. Casas enlucidas con pilares y esquineros de piedra volcánica, de una sola planta en su mayoría. Aquellas con dos plantas presentan a menudo balcones de madera pintados en verde y marrón predominantemente. Por doquier se encuentran las ventanas tradicionales canarias de madera: divididas en tercios, superior para dar luz con cristaleras en palillería, e inferiores en madera elaboradas con cajetones tradicionales castellanos.

Plaza de la Constitucion

El conjunto de la plaza, adornada por palmeras, y rodeada por edificios históricos impresiona por su armonía. El blanco de las paredes encaladas de palacios, casas e iglesia se mezcla con el verdor de sus parterres. Parece un precioso decorado para una película hispano-colonial. Un murmullo de agua proveniente de la fuente que preside la plaza arrulla a quienes se sientan a descansar en sus bancos. Un sosiego que solo se rompe con el repique de las campanas o el vuelo de las palomas.

Dos majestuosos leones, dan entrada a la placita en cuyo centro se levanta la bonita fuente. En el otro lado una estatua de tamaño humano representa al Besapié, un monumento dedicado a los tradicionales «Ranchos de Pascua«. Esta celebración religioso-musical, típica de las Navidades lanzaroteñas, está muy arraigada en Teguise. Consistía en acompañar con música de panderetas y baile, las peticiones de donaciones por las calles de la localidad para sufragar los gastos de misas y entierros para los más pobres.

Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe

Como si fuese un gran teatro, el lado del escenario está ocupado por la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, que es la iglesia matriz de Lanzarote. Fue levantada en el siglo XV, aunque el templo actual fue reformado sucesivas veces en siglos posteriores.

Palacio Spínola

Otro de los lados de la plaza está ocupado por esta Casa Señorial del siglo XVIII que hoy aloja un restaurante y la Oficina de Turismo.

Callejeando de compras por Teguise

Uno de los extremos del palacio linda con otra bonita plaza la de Clavijo y Fajardo, también adornada con una estatua y un parterre canario con cactus. En las calles adyacentes se concentran los mejores ejemplos de arquitectura canaria tradicional. Algunos están ocupados por establecimientos que venden los productos locales, como vinos de malvasía, quesos o artesanías del esparto y el mimbre.

 

Otros edificio religiosos: Conventos y ermitas

Otro de los paralelismos que se pueden establecer entre las fundaciones castellanas en Canarias, y las del Nuevo Mundo, es la existencia de conventos de las dos órdenes religiosas que acompañaron desde el principio la expansión española por América. No hay ciudad donde no estuvieran presentes Dominicos y Franciscanos, con el objetivo final de colaborar en la evangelización de los nuevos territorios. Aquí en Teguise tampoco faltan. Los conventos de San Francisco y Santo Domingo son los otros monumentos religiosos dignos de mención de la población. Los edificios actuales son también buenos ejemplos de arquitectura canaria de los siglos XVI y XVII.

Elegua – El Monumento a los «Diabletes de Teguise»

Justo frente al Convento de San Francisco, la estatua llamada «Elegua» es un monumento dedicado a los «Diabletes de Teguise«, una de las tradiciones populares más antiguas de Canarias. El Cabildo de Lanzarote decide la incorporació de las danzas de los mahos a la fiesta del Corpus. Sus caretas y vestidos son una fusión de costumbres y de tradiciones mahos, emigrantes y esclavos africanos.

Ermitas

En las afueras de Teguise se levantan dos ermitas dignas de mención. La Ermita de San Rafael, que ha sido declarada bien de interés cultural, y la Ermita del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, que custodia la imagen del mesías más venerada de Lanzarote.

El Castillo de Santa Bárbara – Museo de la Pirateria

Rampas empinadas suben a lo alto del volcán de Guanapay desde la villa de Teguise. En la cima de este antiguo cráter se construyó un castillo para garantizar la defensa de la villa e isla. Desde aquí era posible divisar prácticamente todas las costas de Lanzarote, y vigilarlas para prever cualquier ataque pirata que se cerniera.

Los muros del Castillo de Santa Bárbara alojan hoy precisamente un Museo de la Piratería, en el que se puede aprender sobre la amenaza cruel que suponía la piratería, no sólo berberisca (que hostigó estas islas principalmente durante la centuria del XVII),  sino también la de corsarios ingleses, holandeses y franceses.

Alredores de Teguise

Caleta y Riscos de Famara

Desde Teguise se puede llegar fácilmente a la costa en Famara. Los 12 km que separan a la antigua capital de Caleta de Famara, son de indudable belleza, sobre todo al atardecer, cuando los últimos rayos de luz, iluminan los impresionantes Riscos de Famara, que parecen mecer los vientos que llegan desde el Atlántico, coronando sus crestas. La playa de Famara es muy famosa entre los deportistas del windsurf. Otro de sus alicientes es venir hasta aquí para comer pescado recién capturado por los pescadores de esta pequeña localidad.

Haría

Otro precioso itinerario paisajistico, es descubrir el valle de Haría. Esta localidad dista 16 km de Teguise, y es posiblemente la imagen más pintoresca de una población lanzaroteña. La quietud de esta comarca septentrional de Lanzarote está adornada por las innumerables palmeras que acompañan al caserío esparcido de casitas blancas que salpican las suaves laderas del valle. La composición a veces me recuerda a un «Belén Navideño» a escala humana.

 

Galería de fotos – Teguise

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.