Bulgaria es uno de los países más desconocidos de Europa Oriental. Una auténtica pena porque tiene mucho que ofrecer, desde ciudades históricas, que muestran la influencia de culturas milenarias, hasta paisajes de soberbios bosques, agrestes montañas y magníficas playas. Esa diversidad le convierte en uno de los mejores destinos para unas vacaciones en la Europa del Este. Un lugar que siempre ha sido una auténtica encrucijada entre Oriente y Occidente.

Lo primero es situarse en el mapa. La República de Bulgaria ocupa la zona noroeste de la Península de los Balcanes. Un país relativamente extenso, comparado con las minúsculas repúblicas que han surgido de los recientes conflictos en la zonal. Con sus 110.000 km2 es el segundo país más grande de la península, un poco por detrás de Grecia. Posee una de las orografías más abruptas de Europa. El norte está cruzado transversalmente por la Cordillera de los Balcanes. Una cadena montañosa que desciende suavemente hasta el Valle del Danubio, cuyo curso fluvial forma la frontera norte con Rumanía. El sur está recorrido también por una sucesión de macizos: Rila, Pirin y Ródope. Entre las dos cordilleras se extiende la llanura tracia, la zona más fértil del país.

Lo Imprescindible de Bulgaria

1/ Bulgaria Tracia:  Los túmulos de los Reyes Tracios resaltan como pequeñas colinas en la llanura. Las cámaras sepulcrales son deslumbrantes hasta el punto de que dos de ellas, la de Kazanlûk y la de Sveshtari, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. El Museo Arqueológico de Sofía, habilitado en una antigua mezquita de la capital, conserva la mejor colección de arte tracio y vestigios romanos de Bulgaría.

Las mejores Sitios Arqueológicos Tracios:

  • Tumba de Kazanlûk
  • Túmulo de Sveshtari 
  • Museo Arqueológico de Sofía

2/ La ciudad más antigua de Europa: Plovdiv pasa por ser la ciudad más antigua de Europa. El casco antiguo atesora magníficas construcciones romanas, mosaicos bizantinos, mezquitas turcas y sinagogas judías, aunque lo mejor es el espectacular conjunto de casas del renacimiento búlgaro.

El mejor conjunto histórico-artistico y monumental de Bulgaria:

  • Plovid

3/ Bulgaria Medieval: Los búlgaros están orgullosos de su antiguo y poderoso reino medieval. Ningún lugar mejor que Veliko Tarnovo para ver los restos del antiguo Imperio. Nesebar, a la orilla del Mar Negro, también exhibe un espléndido conjunto de iglesias medievales. Pero la obra maestra de los frescos medievales de los Balcanes se encuentra en Sofía, en las faldas del monte Vitosha, la Iglesia de Boyana.

Los mejores Pueblos Medievales:

  • Veliko Tarnovo
  • Nesebar

4/ Bulgaria Otomana: Denominadoperiodo oscuro por los búlgaros. El Imperio Turco dominó Bulgaria durante 400 años. La herencia de cuatro siglos de dominación es visible en las mezquitas, cuyos mejores ejemplos están en Sofía, Plovdiv y Shumen, y en las formas de las casas tradicionales de los viejos pueblos esparcidos por el país, como Arbanasi o Tryavna.

Los mejores ejemplos de Arquitectura Otomana:

  • Mezquita de Sofia
  • Centro Histórico y Mezquita de Shumen
  • Pueblo de Arbanasi
  • Pueblo de Tryavna

5/ Monasterio de Rila: La iglesia ortodoxa búlgara ha sido un catalizador del nacionalismo búlgaro desde la Edad Media. El Monasterio de Rila es el centro religioso más representativo para los búlgaros. Fue fundado por el patriarca del país, San Juan de Rila, en el corazón del más conocido espacio natural de Bulgaria, el Parque Nacional de Rila.

El mejor ejemplos de Arte y Arquitectura Ortodoxa:

  • Monasterio de Rila 

6/ Bulgaria del Resurgimiento: El renacimiento búlgaro tardó muchos años en ver la luz. Sólo a mediados del siglo XIX las ideas nacionalistas empezaron a tomar cuerpo. Ningún lugar como el perdido pueblo Koprivshtitsa, en plena Cordillera Balcánica, para apreciar los mejores ejemplos de la arquitectura del resurgimiento. Allí empezó el movimiento independentista que pondría fin a la dominación turca.

La mejor localidad par6bservar la Arquitectura del Resurgimiento Búlgaro:

  • Centro Histórico de Koprivshtitsa

7/ La Bulgaria Comunista: Durante los años de la Guerra Fría, Bulgaria mantuvo un férreo alineamiento bajo la órbita soviética. El pasado comunista, caracterizado por una arquitectura gris y sin respeto por el medio ambiente, es visible en todo el país, pero quizás se aprecia mejor en Sofía. A cambio, algunos de los grandilocuentes monumentos escultóricos de la capital están entre lo mejor del arte figurativo soviético.

La mejor localidad para observar el Arte y la Arquitectura Comunista de estilo soviético:

  • Sofia

8/ Las Playas del Mar Negro: Los 400 km de costa de Bulgaria albergan las mejores playas del Mar Negro. El lugar de vacaciones por excelencia de la Europa Oriental. La costa sur todavía tiene espacios naturales casi vírgenes y dos antiguas colonias griegas, Sozopol y Nesebar, con cascos históricos que merecen ser descubiertos.

Las mejores Localidades Históricas del Mar Negro:

  • Sozopol
  • Nesebar
Organizando el Viaje

El Aeropuerto Internacional de Sofía es la entrada más frecuente del país desde España. Las compañías Iberia, Bulgaria Air, Ryanair y Wizz Air vuelan desde distintas ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Palma de Mallorca, Tenerife y Valencia). Se puede conseguir vuelos en temporada alta i/v por alrededor de 100-150 EUR

Lo imprescindible del país puede verse en 10-15 días incluyendo algunos días finales en las playas del Mar Negro. Lo mejor es alquilar un coche en el aeropuerto. El alquiler es bastante económico. Hay que asegurarse en la compañía de alquiler que el coche tiene la pegatina identificativa certificando haber pagado el impuesto de circulación. Si no es así, la viñeta se puede adquirir en las gasolineras (la tarifa para una semana es de alrededor de 8 EUR y para un mes ronda los 15 EUR). Aquí tienes el recorrido sugerido, puedes ver los detalles entrando en el mapa interactivo más abajo.

La Pérdida de Población y el Problema Económico

El fenómeno de la despoblación en Bulgaria es más que preocupante. En 1990 el país contaba con 9 millones de habitantes. Actualmente apenas sobrepasa los 7 millones. Es decir, en los últimos 20 años ha perdido el 20% de su población. No sólo es la emigración (las mayores colonias de búlgaros están en EE. UU., España y Grecia), el crecimiento vegetativo es negativo desde hace más de 10 años y la población sigue envejeciendo. Por otra parte, los índices de salud pública son de los más deplorables de Europa. A pesar de la mejoría de los últimos años, el estado de la economía sigue siendo crítico. Bulgaria es el país más pobre de la Unión Europea y uno de los 10 más pobres de Europa.

La parte buena de tener una economía tan débil es que los visitantes extranjeros nos beneficiamos de los bajos precios del país. La moneda nacional es el Lev (BGN). El cambio es de alrededor de 2 Lev por cada EUR así que es fácil hacer cuentas.

Bandera y Símbolos de los Tracios

La bandera de Bulgaria representa las tres regiones del país: Moesia, Tracia y Macedonia. Los colores simbolizan la paz, la fertilidad y el coraje. Antes la bandera también llevaba el escudo, pero desde que echaron al rey (que vive muy a gusto en España) prefirieron no enseñar tanta corona.

Los límites de la actual Bulgaria corresponden con los de la antigua Tracia. Durante siglos los belicosos tracios ejercieron de vecinos más o menos bien avenidos con los griegos. Su famosa caballería formó parte de los grandes ejércitos de la antigüedad. Los romanos la conquistaron en el siglo II AC convirtiéndola en una próspera provincia y popularizando desde entonces un tipo de guerrero que alcanzó el éxito en los espectáculos del circo, el gladiador tracio. Los búlgaros exhiben hoy orgullosos su pasado tracio en los restos arqueológicos y en los fabulosos tesoros de sus museos.

Mapa del Viaje

En el mapa figuran las cuatro etapas recomendadas en un viaje por Bulgaria, que corresponden a los cuatro artículos publicados que encadenamos para su mejor lectura; además puedes encontrar marcados con el icono de guerrero tracio, los lugares descritos en las excursiones de cada etapa.

  • El pin con la Bandera de Bulgaria señala las etapas del viaje y el enlace a cada artículo
  • El pin del Gladiador Tracio señala las excursiones y escapadas sugeridas en las distintas etapas.
  • Puedes además activar en este mapa de Google Maps la capa «Bulgaria: Un Viaje a la Tierra de los Tracios» para ver todo el recorrido.

Bitácora de Viaje

1ª Etapa – Sofia: Crecer sin envejecer (3 días)

Día 1: Sofia (2 noches)

La vieja ciudad tracia merece el primer día en el país. En los últimos años la otrora gris y aburrida capital búlgara ha dado un cambio radical. Sofía es hoy una ciudad marcada por la arquitectura tardía del resurgimiento, la época dorada del país. La mayoría de los bellos edificios del centro de la ciudad fueron levantados en el periodo comprendido entre la independencia del Imperio Otomano y la I Guerra Mundial. Estas construcciones se encuentran salpicadas de viejas iglesias ortodoxas, mezquitas y una de las más grandes sinagogas de Europa. Y luego está ese ambiente de ciudad de la órbita soviética que aún flota en toda la ciudad; fácilmente reconocible en los tremendos bloques de viviendas de hormigón de la periferia y en los monumentos grandilocuentes del centro. La guinda la pone el monte Vitosha que preside la ciudad y da nombre a su principal avenida. Allí se encuentra la Iglesia de Boyana con los mejores frescos del arte medieval de los Balcanes.

Día 2: Rila

El segundo día podemos realizar una excursión al cercano Parque Nacional de Rila, situado a poco más de una hora en coche hacia el sur. Allí se encuentra el Monasterio de Rila, el gran icono del arte y de la iglesia ortodoxa búlgara. El lugar no decepciona a nadie. Un armonioso y llamativo conjunto de líneas onduladas, cúpulas y galerías pintadas. En los alrededores se extiende el Parque Nacional con inmensos bosques de abetos, hayas y pinos macedonios. Para los amantes de la montaña vale la pena una ruta senderista hasta el pico más alto del país: el Monte Musala.

El sur del país esconde otras sorpresas que justifican un tercer día en el entorno de Sofía. Dos horas más al sur de Rila alcanzaremos Melnik para pasar la noche allí.

Día 3: Melnik (1 noche)

Melnik, el pueblo que vio nacer al famoso gladiador Espartaco, es un bello conjunto de casas tradicionales búlgaras. En sus famosas bodegas, que ocupan el sótano de las casas, se produce uno de los vinos más famosos del país. El pueblo está rodeado de montañas de arenisca que el viento y la lluvia han modelado en curiosas formas que se conocen como Pirámides de Melnik. Además, muy cerca está el conjunto monástico más auténtico y mejor conservado del país, el monasterio de Rhozen.

Desde Melnik, hay que volver a la capital (180 km – aprox. 2h25′ por carretera) para tomar el autopista hacia Plovdiv, desde Sofia son 145 km (aprox. 1h40′) por una excelente autopista, que atraviesa las boscosas cordilleras del sur del país, para iniciar nuestra segunda etapa.

2ª Etapa – Plovdiv y el Resurgimiento Búlgaro (2-3 días)

Día 4 y 5: Plovdiv (2 noches)

Plovdiv es considerada la ciudad más antigua del Viejo Continente. Por aquí han pasado tracios, macedonios, romanos, bizantinos, búlgaros, turcos, judíos y armenios. En el casco antiguo es posible encontrar un poco de cada una de las culturas que compartieron la ciudad: tesoros tracios, un fabuloso teatro romano, sorprendentes mosaicos bizantinos y mezquitas turcas. Pero lo que mejor define a Plovdiv actualmente es el espectacular conjunto de casas del renacimiento búlgaro de relucientes colores y líneas ondulantes, con filigranas de madera en puertas y ventanas.

La ciudad que huele a perfume: Decenas de tiendas comercializan los productos derivados del aceite de Rosa de Bulgaria, un componente esencial de los perfumes cuya flor se cultiva en las llanuras cercanas. Por si fuera poco, el antiguo barrio de Kapana, donde se establecieron los comerciantes turcos y armenios, está ahora lleno de tiendas de antigüedades, restaurantes y los mejores bares de copas para disfrutar de las agradables noches veraniegas.

Día 6: Koprivshtitsa (1 noche)

El segundo día en Plovdiv hay que dedicarlo a conocer la llanura occidental tracia, donde se pueden visitar los túmulos funerarios conocidos como Tumbas de Starosel, y una localidad icónica para los búlgaros, Koprivshtitsa.

La pequeña ciudad está a 90 km de Plovdiv (aprox. 1h30′) por una carretera de montaña. No en vano Koprivshtits se encuentra a más 1000 metros de altitud, ya en plena Cordillera Balcánica. Fue declarada hace ya más de 50 años la ciudad-museo de Bulgaria, fundamentalmente porque agrupa a los mejores ejemplos de la arquitectura del resurgimiento. Hay casi 400 casas catalogadas como monumentos históricos. Todas lucen vivos colores y fantásticos trabajos de madera en sus ventanas, balcones e interiores. Y todo esto en un entorno bastante salvaje, a los pies de los montes de Sredna Gora, al lado del Parque Nacional de los Balcanes.

Se puede optar por regresar a Plovdiv pero conviene pasar la noche en Koprivshtitsa, ya que nos queda de camino hacia nuestra tercera etapa por Bulgaria.

3ª Etapa – Veliko Tarnovo: Capital Medieval de Bulgaria (2 días)

Día 7: Tumba de Kazanluk & Tryavna

El viaje entre Koprivshtitsa y Veliko Tarnovo, la antigua capital del Imperio Búlgaro, es de 215 km. Lo realizaremos visitando por el camino el Valle de los Reyes Tracios, donde se encuentra el conjunto de túmulos tracios más espectacular del país. Entre ellos destaca la Tumba de Kazanluk, declarada Patrimonio de la Humanidad. Después atravesaremos una de las grandes reservas forestales europeas, el Parque Nacional de los Balcanes Centrales, para descender hasta Tryavna, un pueblo que conserva un bello casco antiguo con viejos edificios de madera propiedad de los grandes artesanos que lo habitaron entre los siglos XVII y XIX. Completaremos la ruta llegando a Veliko Tarnovo para dormir.

  • Koprivshtitsa a Kazanluk: 110 km de carretera  (aprox. 1h40′).
  • Kazanluk a Tryavna: 65 km de carretera de montaña sinuosa (aprox. 1h20′)
  • Tryavna a Veliko Tarnovo: 40 km de carretera (aprox. 45′)

Día 8: Veliko Tarnovo (2 noches)

Veliko Tarnovo nació para ser la capital del Segundo Imperio Búlgaro y a pesar de que la ciudad fue arrasada por los turcos ha sabido conservar ese ambiente medieval y el aura de capital de un Imperio. Estratégicamente situada en un gran meandro del río Yantra, la fortaleza de Tsarevets domina el viejo caserío que se agolpa en ambas riberas. Un poco más al norte, aupado en una colina que vigila y protege la antigua capital, se extiende el viejo caserío de Arbanasi. Entre sus grandes y peculiares casas de campo se esconden varias coquetas iglesias ortodoxas con preciosos frescos.

Día 9: Monasterios Rupestres de Ivanovo y Basarbovo

Saliendo en dirección norte hacia la frontera rumana se extiende un gran espacio natural conocido como el desfiladero del Rusenski Lom. Allí se encuentran los Monasterios Rupestres de Ivanovo, viejas huellas de la locura religiosa del siglo XIV, cuando la corriente ascética del hesicasmo provocó que miles de personas abandonaran las ciudades en busca de lugares aislados para orar y fomentar su relación con Dios y la naturaleza.

Se puede dedicar el día para visitar los imprescindibles Monasterios de Ivanovo y de Basarbovo (descritos en el artículo sobre Veliko Tarnovo en este blog). Finalizada la visita, podemos optar por regresar a Veliko Tarnovo o dirigirnos hacia Varna o Burgas, en la costa del Mar Negro para emprender la cuarta etapa de nuestro viaje. Esto dependerá de los días que dediquemos playa y donde los queramos pasar.

  • Veliko Tarnovo a Monasterios Rupestres de Ivanovo y Basarbovo100 km de carretera (aprox. 1h30′).
  • De Basarbovo:  a Varna 195 km de carretera y autopista (aprox. 2h15′) // a Burgas 240 km (3h20′).

4º Etapa – Los Secretos de la Costa de Bulgaria (4 días)

Un viaje a Bulgaria debe acabar saboreando sus famosas playas del Mar Negro. Una franja litoral de 400 km con fantásticas playas de arena blanca y algunos espacios naturales casi vírgenes. Un baño en el Mar Negro provoca, además, sensaciones diferentes por la baja salinidad de sus aguas.

Día 10 a 14: Playas del Mar Negro (5 noches)

Sea cuál sea el lugar donde decidamos pasar nuestra experiencia playera hay que recordar que la costa sur está algo menos explotada que la zona norte y permite descubrir dos deliciosas ciudades que fueron antiguas colonias griegas que no podemos dejar de visitar: Sozopol y Nesebar.

Así que alicientes no faltan para tirarse unos días al sol y terminar de conocer los secretos de un país generalmente olvidado en la Europa Occidental.

Enlaces

Continua visitando Bulgaria a través de los artículos del blog. Puedes visitarlos de forma ordenada siguiendo las cuatro etapas correspondientes a los cuatro posts dedicados a los principales puntos de interés del país balcánico.

«Bulgaria: Un Viaje a la Tierra de los Tracios»

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.