Una de las excursiones turísticas más cercanas e interesantes que pueden existir desde Madrid, es la que nos acerca hasta la Sierra para admirar dos de los sitios más singulares, especiales y cargados de emotividad que puedan visitarse en toda España.

El Palacio y  Monasterio de El Escorial, es uno de los complejos palaciegos más impresionantes y mejor conservados de Europa. Fue mandado construir por Felipe II para dirigir desde aquí el más vasto Imperio jamás conocido por la Humanidad. Las obras se culminaron en un tiempo record de 20 años entre 1560 y 1580 y fueron dirigidas por Juan de Herrera. Erigido en un estilo renacentista muy austero, que se denominaría “Herreriano” en honor a su artífice, el Palacio-Monasterio sería residencia del monarca durante buena parte de su vida, sobre todo desde que en 1561 Madrid, fuese nombrada nueva capital del reino en detrimento de Toledo.

Por su parte el Santuario del Valle de los Caídos, es un grandioso templo excavado bajo la dura roca de la sierra madrileña, y coronado por una monumental cruz de 150mts de alto. El Santuario es tristemente célebre por haber sido causa de muerte para muchos de los forzados trabajadores, convictos de guerra en su mayoría, que en él perdieron la vida durante su construcción. El propósito del megalómano proyecto era honrar a los caídos durante la cruel y fratricida guerra civil que entre 1936 y 1939 asoló España, aunque por el camino sesgará más vidas para ello. Su visita es sobrecogedora, por la carga emocional que tiene, y por lo solemne del espacio y su magnitud. Hay algo de extraordinario en todo ello, y escuchar el silencio dentro del gigantesco templo horadado en la roca, sintiendo el frío y la humedad de la piedra, emociona incluso sin necesidad de tener en cuenta el significado de los trágicos episodios históricos vividos aquí.

Ambos lugares, que distan entre sí unos 10kms, se encuentran en la Sierra de Madrid a unos 55kms de la capital (45′ por la A6).

 

Una visita al Palacio Monasterio de San Lorenzo de El Escorial:

El majestuoso Palacio- Monasterio fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984. Se cumplían entonces 400 años de la finalización de las obras, convirtiéndose entonces en una de las primeras incorporaciones del patrimonio español a la lista de la Unesco.

Sus dimensiones (¡206 metros de fachada frontal por 161 metros de fachada lateral!, 14 patios, 1200 puertas y más de 2600 ventanas) y su ausencia de adornos, le hacen tener un aspecto algo recio y tosco. Pero su piedra granítica parece soportar el paso del tiempo sin envejecer, y la obra parece recién terminada. Las grandes líneas horizontales de sus fachadas y sus perspectivas solo aparecen rotas por los puntiagudos chapiteles de las torres esquineras cuyos tejados están cubiertos por pizarra. Estos tejados de estilo flamenco, son una influencia importada desde Flandes y los Países Bajos por Carlos I y su Corte y más tarde ratificados y fomentados por Felipe II. Consecuencia de esta moda, muchas iglesias de Castilla y La Mancha cubrieron sus torres con chapiteles similares en pizarra. Aún hoy cualquiera que viaje por Castilla podrá constatarlo, y preguntarse, ¿qué hacen unos tejados de pizarra con cornisas inclinadas preparadas para desalojar nieve, en medio de la meseta castellana?

Un poco de historia:
Su significado desde el punto de vista histórico es importante por ser el primer palacio que alojaba la corte y el gobierno del Reino fuera de la capital. El rey Felipe II despachaba con sus secretarios de estado directamente desde aquí, obviando a la recién nombrada capital Madrid (desde 1561). Desde el punto de vista arquitectónico, el ya mencionado estilo herreriano de austeridad marcaría el renacimiento en España. Sus colosales dimensiones, lo convirtieron en el mayor complejo jamás construido en Europa. Desde el punto de vista de concepto, era un complejo multidisciplinar que alojaba no sólo una Basílica en su interior sino también un completo monasterio habitado por los monjes Jerónimos. Tal era la devoción y compromiso del rey Católico que deseaba tener cerca a monjes e Iglesia.

El motivo de su construcción fue honrar la victoria que la Monarquía Hispánica tuvo sobre Francia en la Batalla de San Quintín. Esa batalla aseguraba la recuperación de Nápoles y de territorios italianos ocupados por el rey Enrique II, que serían entonces devueltos bajo la amenaza de invasión de Francia por los Tercios de Flandes.  La batalla tuvo lugar el 10 de agosto de 1557,  en la dicha localidad del norte francés, el día de San Lorenzo. Y dado que en honor a ese santo se edificó el Palacio, no podía tener otra planta que la del plano de una parrilla, atributo de su martirio. Los 14 patios internos que posee ayudan a distribuir el espacio en cuatro cuadrantes; uno para cultura, otro para monjes, otro para reyes, otro como colegio.

No debes perderte estos cinco principales puntos de interés:

  • Aposentos de Felipe II
  • Panteón de los Reyes
  • Basílica
  • Biblioteca
  • Museo de Pintura
  • Silla de Felipe II

1/ Los Aposentos Reales son muy interesantes porque contrastan con lo que se acostumbra a ver en otros palacios reales por toda Europa. Aquí no predomina el lujo y la ostentación sino la austeridad y el recogimiento, y sorprende ver como la única decoración es un zócalo de cerámica de Talavera del S.XVI y algunos cuadros que casi siempre tocaban temas religiosos y a veces también mitológicos. También los muebles de tipo castellano son auténticos de la época, recios y solo destaca la decoración de los Bargueños (secreteres profusamente decorados con nácar y marquetería de maderas nobles). La alcoba donde murió Felipe II en 1598 a los 71 años de edad, tiene la peculiaridad de abrir su ventana al altar de la Basílica, para que el Monarca pudiese asistir a los servicios sin necesidad de salir de la cama.

Aposentos del rey Felipe II ocupan la parte trasera del ábside de la Basílica, mientras que los Borbones que prefirieron residir en otros palacios como los de El Pardo, La Granja o Aranjuez ocuparon en sus visitas el ala nordeste.

2/ El Panteón de los Reyes es otro de los grandes atractivos de la visita. Todos los reyes desde Carlos I hasta nuestros días, y sus esposas están enterrados aquí, con las excepciones de Felipe V, enterrado en La Granja, Fernando VI que escogió la iglesia de las Salesas Reales en Madrid junto a su esposa Bárbara de Braganza, y el efímero rey Amadeo de Saboya, que no perteneció a las dinastías reinantes de España, Austrias-Borbones.

Situado bajo el altar de la Basílica, es un lugar con muchísimo carisma, que parece hablarnos del pasado trascendente de sus importantes moradores, que ahora ya descansan en paz. Pocos lugares en el mundo concentran los enterramientos de sagas reales tan continúas e importantes como este pequeño espacio dentro de El Escorial. Sin duda su visita bien vale la excursión hasta aquí.

3/Otra de las visitas ineludibles es la Basílica. Sus colosales dimensiones esconden grandes logros arquitectónicos, como la bóveda plana del acceso, los 92mts de altura de su cúpula, o sus fastuosas bóvedas pintadas por Lucas Jordán. El retablo mayor tiene más de 30mts de altura, y explica en obras de arte de la pintura y la escultura la vida del Santo Lorenzo, patrono del Monasterio. Pero una de las obras de arte más brillantes y famosas son las esculturas doradas de las familias reales de Felipe II y su padre Carlos I, que en posición orante flanquean el altar mayor. Son obra del escultor italiano Pompeyo Leoni.

4/ La Biblioteca es otra de las maravillas que alberga El Escorial. Acumuló incunables y ediciones prestigiosas de todo lo publicado en época del Monarca fundador, y aunque sufrió un incendio en 1671, aún conserva valiosos manuscritos y un gran número de volúmenes históricos. La Sala en sí, es muy hermosa. Sus 54mts de largo en el segundo piso sobre los arcos de acceso al patio de la Basílica, están decorados con frescos alegóricos, unas estanterías originales de maderas nobles y retratos de casi todos los monarcas de la dinastía de los Austrias.

5/ La visita del recinto se completa con el Museo de Arquitectura, en el que se ilustra las dificultades técnicas y las soluciones aplicadas para la construcción del Real Sitio en un verdadero tiempo record de 21 años, y un Museo de Pintura, que reúne algunas de las obras más valiosas que Felipe II coleccionó en vida, y otros tesoros que en su día pertenecieron a la Casa Real y hoy son Patrimonio Nacional. Hay obras maestras flamencas de Van der Weyden, renacentistas italianas obra de Tintoretto, Tiziano o El Veronés, del Siglo de Oro español hay obras de Ribera, Zurbarán o incluso de El Greco, pintor que a pesar de sus esfuerzos no caería en gracia del gusto de Felipe II.

6/ La Silla de Felipe II está fuera del recinto monumental de la visita y para llegar hasta aquí debemos coger el coche y salir en dirección a la carretera Avila- El Escorial (M505) tomar dirección sur y en un pequeño desvío hacia la derecha seguir a indicación “Silla de Felipe II”, continuar unos 1500mts por un bosque de rebollos hasta llegar al final de una pequeña carretera. (Ver en el mapa Google publicado con esta excursión) Desde ahí subir al gran barrueco sobre el que el rey hizo tallar una silla para observar y supervisar las obras del gran Palacio-Monasterio. Las vistas son muy bonitas y el rincón invita a quedarse contemplando el paisaje un buen rato.

Continuar la visita por la M600 desde El Escorial al Valle de los Caídos. La distancia son unos son 8kms hasta la garita de entrada al recinto.

VALLE DE LOS CAÍDOS:

El Valle de los Caídos fue concebido como un memorial por los muertos durante la contienda fratricida de 1936-39. Los arquitectos Pedro Muguruza y Diego Méndez realizaron unos planos de una Basílica y una Cruz Monumental de un tamaño gigantesco jamás concebida que se levantase más de 150mts desde la base del monte escogido para albergarla, el Risco de la Nava. Esta montaña granítica se alza en un pequeño circo de la Sierra Madrileña acotada por el Monte Abantos que da la espalda al Monasterio de El Escorial. La Basílica se abrió paso perforando el hueco en la roca del risco, horadándola completamente, y habilitando en su interior un espacio de más de 262mts de longitud como templo. El templo más grande jamás construido en la Cristiandad, que superaba con creces las dimensiones de San Pedro de El Vaticano (186mts de largo). Una reja monumental divide la nave para que el espacio sin obstrucciones no supere al del templo del Obispo de Roma.

La construcción tuvo lugar entre 1940 y 1958. Crueles y difíciles años de post-guerra que significaron para muchos prisioneros políticos y de la contienda, una condena en vida a trabajar en esta obra. Un proyecto que tristemente se cobraría la vida de muchos trabajadores forzados. Aunque la controversia está servida en cuanto a las cifras.

El templo alberga hasta el día de hoy, las tumbas del ex Dictador Francisco Franco y de Jose Antonio Primo de Rivera, ideólogo y fundador de la Falange Española, partido fascista y nacionalsindicalista sobre el que se apoyó el régimen franquista.

Todo el conjunto da la impresión de ser un escenario de arquitectura fascista, en el exterior la gran plaza de acceso abierta al paisaje de la meseta bien podría parecer el lugar de los desfiles militares de Mussolini que acostumbramos a ver en los documentales, por ejemplo.

Si bien la controversia está servida desde el punto de vista del significado y su trascendencia para una sociedad en la que a pesar del paso de las décadas y de las generaciones, parece no haber sanado la profunda cicatriz que la Guerra hendió en el espíritu colectivo de todo el país, desde el punto de vista artístico, si hay una serie de piezas que merece la pena admirar y destacar.

Realizar la visita:

En el exterior, las enormes esculturas de Juan de Ávalos que decoran el pedestal de la Cruz, representan a los Cuatro Evangelistas, y un poco más arriba las cuatro virtudes cardinales (fortaleza, prudencia, templanza y justicia). Parece mentira que a pesar de las grandiosas dimensiones, se pueda percibir tan bien el gesto y la emotividad e sus rostros y posturas, todos ellos representados con sus respectivos representantes: Águila de San Juan, buey de San Lucas, león de San Marcos y ángel de San Mateo. Otra escultura de especial belleza es la Piedad que decora el frontón de entrada a la Basílica.

Antes había un funicular que permitía subir a los pies de la cruz para ver de cerca las esculturas, y disfrutar de las extraordinarias vistas. Pero hace años que ha dejado de funcionar y no parece que exista un consenso sobre qué hacer con él y si se reparará finalmente.

En el interior, destaca la reja con más de 40 figuras esculpidas, la colección de tapices que adornan las paredes de roca viva, que están fabricados a partir de cartones flamencos originales del S.XVI y la techumbre de mosaico de la cúpula.

Algunos datos del Templo:

Longitud Total: 262mts | Longitud de la Bóveda de Cañón: 145mts | Altura de la Cúpula: 42mts | Altura de la Cruz: 150mts con pedestal | Altura del Pedestal de los Evangelistas: 25mts | Envergadura de la Cruz: 46mts | Volumen excavado: 200.000mts cúbicos de roca |

Frente a Palacio queda la población; varias callecitas suben hacia la Plaza Mayor de San Lorenzo de El Escorial, en esta zona hay bastantes restaurantes que ofrecen menú del día, algunos con más fortuna que otros, realmente la elección puede depender más de lo que tengan ese día que del lugar en sí. Sin embargo he escogido dos propuestas; una porque creo que dentro de los menús es el que más me gustó el servicio y la comida, y otra por ser un sitio algo más especial, que merece la pena tenerlo en cuenta para darse un gustazo si la cartera lo permite.

Fonda Genara

Plaza San Lorenzo, 2 – San Lorenzo de El Escorial, Madrid – Tel.: 91 890 33 30

Un restaurante tradicional en la misma plaza, así que sin andar mucho desde Palacio, se puede reponer fuerzas. Es práctico, cómodo, y ofrecen un buen menú con bastantes platos a elegir de primero y segundo por 16,50€, sin bebidas eso sí. A la entrada parece poca cosa, pero el salón del primer piso es muy acogedor y ves la plaza.

Los Lanceros

Calle Calvario, 47 – San Lorenzo de El Escorial, Madrid – Tel: 91 890 80 11

Este restaurante me parece muy especial, es un lugar para llevar a amigos y quedar bien si te puedes gastar un poquito más. El sitio donde está, un antiguo caserón principios del XX con grandes ventanales en un porche cerrado por cristales que da a un acogedor jardín, acompaña a una cocina tradicional y cuidada. Está justo al lado del NH, un paseíto desde la entrada a Palacio, pero merece la pena porque comer o cenar puede ser una muy buena experiencia.

Las cercanías del Monasterio reúnen algunas de las mejores opciones para quedarse a pasar la noche. De entre la oferta variada, destaco tres establecimientos por diferentes motivos… No olvidar que si la visita se hace durante los meses de julio y agosto, puede haber mucha demanda por los Cursos de Verano de la Universidad, y es imprescindible reservar con cierta antelación. También las noches de sábado en cualquier momento del año.

Posada Don Jaime

Calle San Antón, 24, 28200 San Lorenzo de El Escorial, Madrid – Tel: 619 30 89 36 – www.posadadonjaime.es

Me encanta este hotelito que ocupa un antiguo palacete señorial en el centro del burgo. Sus habitaciones están decoradas individualmente y cada una tiene su encanto. Las que están bajo la techumbre abuhardilladas son especialmente bonitas. Además de tener una muy buen relación calidad-precio. 58€ una doble.

Hotel de Martín

Calle Gobernador, 1, 28200 San Lorenzo de El Escorial, Madrid – Tel: 918 90 39 44 – www.alojamientodemartin.com

Otro hotelito perfecto para estar próximos al Monasterio, con muchísimo encanto y con vistas a la Placita de San Lorenzo del Escorial. Algunas habitaciones tienen bañeras con jacuzzi de dimensiones grandes. en buscadores para una doble).

NH Victoria Palace

Calle Juan de Toledo, 4, 28200 San Lorenzo del escorial, Madrid – Tel: 918 96 98 90 – www.nh-hoteles.es

A veces la garantía de calidad de una cadena se agradece, y es lo que tienen los NH, siempre con una oferta calidad precio competitiva. Este hotel está construido en un antiguo palacio del siglo XIX, y además de tener las habitaciones espaciosas, prácticas y algunas con muy buenas vistas al valle, posee piscina al aire libre y sauna. Está a 200mts del Palacio. Habitaciones desde los 90€ doble, aunque se pueden conseguir buenas ofertas entre semana por 60€.

Ambos sitios pertenecen a Patrimonio Nacional y se pueden comprar entradas combinadas para visitarlos.

Tarifas:

El Escorial: Básica 10€ – Valle de los Caidos: Básica 9€

Visita guiada de El Escorial + Entrada para Valle de los Caidos cuesta 11€.

Horarios:
El Escorial: De 10h a 18h en invierno. De 10h a 20h de Abril a Octubre.

Valle de los Caidos: De 10h a 18h en invierno, hasta las 18h30 en verano 

Mapa

Haz click en este enlace para ubicar en el mapa interactivo todos los puntos y localidades descritos en este artículo y en otros artículos publicados en CarlosdeViaje.com dedicados a la Comunidad de Madrid.

CarlosdeViaje-GoogleMaps-Comunidad de Madrid

Una Respuesta

  1. mobiliario de hosteleria

    No habia regresado tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era aburrido, pero los últimos posts son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de blogs cotidiana. Te lo mereces amigo. :)

    Saludos

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.