Con apenas 200 habitantes, Belcastel se sitúa en un profundo surco formado por el río Aveyron, rodeado de frondosos bosques.

Conserva su nombre occitano (en francés sería Beauchateau), y gracias a su conjunto de arquitectura tradicional de su caserío, su histórico castillo y su puente medieval, entró a formar parte de la red de pueblos más bonitos de Francia («Les Plus Beaux Villaes de France«).

Sus casas, en piedra y tejados de pizarra, se apiñan en un recodo del río descendiendo por calles sinuosas desde la colina del castillo hasta el puente medieval. Entre su caserio se pueden ver construcciones muy peculiares como un antiguo horno de pan, un secadero de cereal y muchos ejemplos de preciosas viviendas típicas adornadas con flores.

Cómo llegar
Belcastel está situado en de Departamento de Aveyron en la región francesa de Occitania. Dista 25 km de la capital Rodez y 150 km de Toulouse (algo más de 1h30) que es el aeropuerto más cercano hasta el que se puede volar desde España – vuelos con Iberia desde Madrid-.
Visita de Belcastel

Para visitar el pueblo lo mejor es dejar el coche en los aparcamientos habilitados tanto junto al castillo como junto a orillas del río Aveyron. Están debidamente señalizados. Desde allí podremos recorrer a pie cómodamente esta preciosa localidad.

Al abrigo de su Castillo se extiende ladera abajo de forma apresurada el conjunto de casas de piedra y tejados de pizarra que conforman el conjunto histórico. Sus calles empedradas reflejan la pendiente de la colina sobre la que se alza la fortaleza medieval.

En la parte más baja, un puente de piedra (Vieux Pont) señala el inicio de nuestra visita. Las vistas desde aquí del conjunto son inmejorables. En su ribera, un restaurante donde comer o tomar algo para disfrutar de las mismas con absoluta tranquilidad y paz.

Cruzando por su pintoresco puente de piedra, encontramos un tradicional horno tradicional de pan señala el inicio del ascenso. Remontando sus calles nos encontraremos con preciosos ejemplos de arquitectura tradicional occitana. Los tejados de lajas de pizarra, las casas de piedra que combinan los colores grisáceos, pardos y ocres son como racimos que ascienden rápidamente hacia las murallas del castillo. No hay dos iguales, todas construidas según las necesidades del momento, y con los materiales que más abundaban en la zona. Podremos observar los característicos tejados a dos aguas completados por planchas laterales en cada extremo, buhardillas que se levantan tímidamente entre las pizarras.

Castillo de Belcastel

La fortaleza medieval ha sido el fruto de sucesivas reconstrucciones y añadidos que ha sufrido a lo largo de la historia. Consta una primera edificación en 1040. Hacia el siglo XIII se construye la torre del homenaje, y las murallas con sus característicos torreones redondos son fruto de posteriores construcciones del siglo XIV y XV. En el siglo XVI el castillo transformó su utilidad defensiva, para pasar a ser principalmente residencial. Esta transformación se dio prácticamente por toda Francia, cuando los señores, ya no precisaban que sus castillos tuvieran una faceta tan defensiva, si no que pasaran a ser residencias más cómodas.

Es entonces cuando se abren ventanas a través de sus gruesos muros de piedra, y se acondicionan las salas para gozar de mayores comodidades. Como muchos castillos, el de Bescaltel también sufrió las consecuencias de la Revolución Francesa, y sucesivos pillajes, destrucción y abandono lo habían dejado en una situación de ruina a principios del siglo XX.

Fue entonces restaurado por el arquitecto Ferdinand Pouillon (1912-1986). La restauración del castillo, fue el primer impulso para la recuperación completa del pueblo entero, que no llegaría hasta unas décadas después de la Segunda Guerra Mundial de forma gradual, en un proceso que incluyó la reforestación de los escarpes del cañón del río Aveyron y el entorno que lo rodea. La incorporación de Belcastel a la asociación «Les Plus Beaux Villages de France» fue justo premio a dichos esfuerzos.

El Castillo de Belcastel es privado, pero se puede visitar por dentro. Consulta su web, o por teléfono, los horarios y precios (Tel: +33 (0)5 65 64 42 16 – Sitio web http://www.chateaubelcastel.com)

Les Plus Beaux Villages de France
La Asociación de los Pueblos más Bonitos de Francia, fue creada en 1982 con el objetivo de preservar, mantener y fomentar el legado artístico, histórico y arquitectónico, asi como desarrollar la actividad turística en los pequeños municipios rurales de todo el país.

Para pertenecer a esta red, los pueblos no deben superar los 2000 habitantes, deben conservar la arquitectura tradicional y contar con un conjunto homogéneo de construcciones, además de contar al menos con un monumento histórico.

Si reúnen estos requisitos y el Consejo Municipal de cada pueblo candidato, solicita su admisión, son considerados para formar parte, comprometiéndose a cuidar el entorno natural y arquitectónico del pueblo.

En Francia, esta asociación cuenta con 157 localidades.

Esta asociación pionera en el mundo, ha sido inspiración para la creación de redes en otros países europeos. En España, la Asociación «Los Pueblos más Bonitos de España«, se rige por criterios similares. Fue fundada en 2011. Cuenta en 2019 con 79 pueblos adheridos.

Dónde comer y dormir:

En la calle que trascurre a lo largo del día se concentra el Ayuntamiento, los comercios y servicios. Destaco dos establecimientos, uno para dormir y otro para comer:

Comer:

Chez Anna: Justo al cruzar el río por el puente viejo. Tiene una terraza junto a las orillas del Aveyron, con las mejores vistas del pueblo. Inmejorable situación. Tienen menús y platos fríos.

Dormir:

Site de Belcastel: (Tel: +33 565 64 46 11) En la calle principal junto al río. Quedarse en este B&B puede ser una opción ideal para disfrutar del precioso pueblo cuando todos los turistas se han ido.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.