Encaramada en lo alto de un alargado cerro de áspera roca y escarpadas paredes, Alarcón se halla casi completamente rodeada por el profundo surco que el río Júcar ha tallado en la meseta castellana. Su silueta queda marcada por las torres y espadañas de sus iglesias en el centro de la villa, y en un extremo por el inconfundible Castillo del Infante Don Juan Manuel, y las defensas albarranas que fortificaban la plaza.

Alarcón posee un conjunto histórico muy bien conservado. Su riqueza monumental incluye: Iglesias con portadas platerescas meticulosamente labradas; casas blasonadas; una hermosa Plaza del Infante Don Juan Manuel en la que destaca el Ayuntamiento, bello ejemplo de arquitectura renacentista (S.XVI); las murallas medievales y el Castillo-Parador. Éste último, un excelente motivo para pasar la noche  y conocer este rincón tranquilo de la comarca de La Manchuela, nombre que recibe la parte más meridional de la provincia de Cuenca.

Además como destino de fin de semana, una visita prolongada os dará la oportunidad de realizar actividades como paseos a caballo, piragüismo, vela o senderismo, aprovechando los parajes naturales de las hoces del Júcar, y el cercano embalse de Alarcón.Escudo de Alarcón

Escudo de Alarcón

Cómo llegar:
Alarcón está a medio camino entre Madrid y Valencia, lo que le convierte en una estupenda parada de viaje entre ambas capitales. Antes se llegaba a través de un corto desvío de la carretera (N-III), pero la nueva autovía la rodea mucho. Hay que tomar la antigua radial en Honrubia cuando se llega desde Madrid (a 180kms), o salirse en Motilla del Palancar si se llega desde Valencia (a 165kms). La capital de provincia Cuenca está a 82kms, y se tarda poco más de 1h.

La Oficina de Turismo situada detrás del Ayuntamiento (Calle Posadas, 6 – Tel: 969 330 301) proporciona información sobre restaurantes, visitas guiadas y senderos para recorrer los preciosos alrededores de Alarcón./toggler]

Dicen que su nombre viene de “Civitatis Alaricum” (Ciudad de Alarico); rey visigodo, si bien no se especifica si Alarico I (395-410) o Alarico II (458-507), y aunque este punto no haya quedado probado se nos antojaría más probable que fuese el segundo que ya reinaba sobre estos territorios.

Alarcón fue patria chica del Infante Don Juan Manuel, que en su Castillo residió y escribió muchas de sus obras. El noble, es posiblemente el personaje ilustre más famoso de la villa. Su obra más famosa es “El Conde Lucanor“. Citas del famoso literato medieval que vivió entre 1284 y 1348, decoran muretes por todo el pueblo.

Señorío de Villena en 1340

El Territorio del Señorío de Villena en tiempos del Infante Don Juan Manuel (c.1340)

Otros personajes históricos han dejado su legado en Alarcón. El Rey Alfonso VIII de Castilla, que se la arrebató a los sarracenos a finales del siglo XII en sus campañas por Cuenca. De ésta ciudad dependió hasta que otro rey homónimo, en esta ocasión, Alfonso X el Sabio, le otorgó el mismo fuero que a la capital dándole rango de señorío. Más tarde la localidad pasó a ser propiedad de la Orden Militar de Santiago. Poco después cayó bajo la influencia del Marqués de Villena, quien en ella fijaría una de sus principales residencias. Sus territorios, que funcionaban como un verdadero estado a parte de la Corona Castellana, abarcaban desde tierras alicantinas hasta la Sierra de Gredos y los alrededores de Madrid.

La aristocracia rural que la habitó y dejó algunas edificaciones ilustres, migraría hacia la corte a partir del siglo XVI, y Alarcón caería progresivamente en un aletargamiento económico del que nunca se recuperó, y su población es hoy incluso menor de la que tuvo hace quinientos años. Esto ha permitido conservar intacto su recinto amurallado, su conjunto monumental y las características propias de una villa histórica. La construcción del Parador de Turismo en el Castilllo del Infante Don Juan Manuel, ha desarrollado en la últimas décadas una industria turística de restauración y actividades de recreo ligadas al turismo cultural y los deportes acuáticos.

Visitando Alarcón

Conjunto Defensivo Medieval

Mirador de Alarcón es el lugar donde hacerse un selfie. Desde aquí en cualquier momento del día, pero especialmente al amanecer cuando los rayos de sol tiñen de rojo las paredes de las murallas y el castillo de Alarcón, la estampa es excepcional.

Torre de Armas. Defensa albarrana que protegía la única entrada que poseía la ciudad. Cuenta con su propio patio de armas y foso. Desde aquí las vistas de Alarcón son espectaculares. Superada la primera puerta, una segunda denominada Puerta del Calabozo, también llamada Puerta de En medio, se instala en el pequeño “istmo” que separa el cerro rodeado por el Júcar, del resto del territorio mesetario. Aun habrá que rebasar una tercera y última antes de entrar en el recinto medieval, la Puerta del Bodegón, que suele estar adornada con banderas.

Desde la Torre de Armas o el primer mirador, se distinguen dos construcciones defensivas más en la orilla opuesta de la villa, se trata de una curiosa construcción con cuatro torres esquineras cilíndricas y pequeña torre homenaje, la Torre de los Alarconcillos, y al más lejos en dirección a la presa, la Torre de Cañavate.

Conjunto Histórico-Artístico

La primero de los edificios notables que veremos al entrar en Alarcón es la Iglesia de la Santísima Trinidad.

Iglesia Santísima Trinidad

Iglesia Santísima Trinidad

Llama la atención su fachada plateresca (S.XVI) y su torre que se alza sobre el Arco de la Villa. Continuando la calle hasta el final, llegaremos a un aparcamiento junto a la Plaza Marqués de Villena. Aquí se situa la Oficina de Turismo, en donde obtener información sobre horarios de las visitas guiadas, planos, senderismo y otras actividades lúdicas.

Plaza del Infante Don Juan Manuel

Situada un poquito más arriba de la anterior, es la plaza principal de la villa. Al norte la antigua iglesia de San Juan Bautista coronada por una espadaña. Hoy alberga el excepcional Museo de Pintura Mural Jesús Mateo. Autor que desde 1994 ha ido cubriendo todo su interior con preciosos frescos contemporáneos. Al oeste, el Palacio Renacentista del Ayuntamiento con galería de arcos carpaneles, uno de los edificios emblemáticos de Alarcón. Hacia el este, dos calles nacen desde la plaza atravesando el pueblo hasta el Castillo-Parador.

Desde aquí dos calles paralelas llevan hasta el Castillo del Infante. Se recorren en unos 5′ a pie, y cuentan con algunos ejemplos de bella arquitectura monumental y tradicional: algunas casas blasonadas; un Palacio renacentista; la iglesias de Santo Domingo de Silos, gótica de estilo y rehabilitada como centro de exposiciones; y la Iglesia de Santa María, actual Parroquia de Alarcón, que contiene una preciosa portada plateresca realizada por Esteban Jamete de Orléans (S.XVI).

 

Castillo-Parador

En el extremo oriental de Alarcón, como si fuese la proa de un barco, se levanta El Castillo del Infante don Juan Manuel fue rehabilitado como Parador de Turismo en 1966. Desde entonces ha revitalizado la economía y la vida cultural de Alarcón. Se puede realizar una visita guiada.

Sendero Hoz de Alarcón

El punto de inicio del sendero de la Hoz de Alarcón (PPR-Cu/071) está junto al Parking donde hemos dejado el coche. En aproximadamente 2h15′ puedes dar la vuelta a los cerros colindantes para tener las mejores vistas del conjunto histórico y de su hoz natural. El itinerario parte desde este aparcamiento, atraviesa el pinar hasta la Puerta de Chinchilla, por donde sale a la hoz del Júcar, antes de alcanzar el Puente de Picazo y remontar la otra orilla del río. Llamado puente romano, es de origen medieval, y permitía atravesar el Júcar a viajeros y comerciantes que se dirigían hacia el sur por el  camino de Chinchilla. Un poco más adelante, cobrando altura, se divisan muy bonitas vistas de Alarcón y sus defensas con las cárcavas de la Hoz del Júcar y su pequeña vega arbolada en primer término. El sendero se puede recorrer entero, es circular, o bien regresar sobre nuestros pasos y completar las mejores vistas del lado norte accediendo a través del puente hasta la Torre de los Alarconcillos y la Torre de Cañavate.

El Infante Don Juan Manuel y el Conde Lucanor

Hijo, hermano y tío de Reyes de Castilla. Su hermano, Alfonso X el Sabio, le otorgó en propiedad la villa. Como hijo menor de Fernando III el Santo, recibió títulos y posesiones y fue tutor de su sobrino Alfonso XI durante los últimos años de su minoría de edad.

Arms of Infante Juan Manuel of Castile, Lord of Villena

Escudo del Infante Don Juan Manuel

Ostentó los títulos simultáneos de señor, duque y príncipe de Villena, siendo señor de Escalona, Peñafiel, Cuéllar, Elche, Cartagena, Lorca, Alcocer, Salmerón, Valdeolivas y Almenara. Fue además mayordomo mayor de los reyes Fernando IV el E

 

Don Juan Manuel

Retrato medieval del Infante Don Juan Manuel.

La obra más famosa del Infante Don Juan Manuel es”El Conde Lucanor“. Una obra moralizante que reúne sabiduría y humor. Sus personajes principales son el propio Conde Lucanor y Patronio.

Los textos guardan diálogos y narraciones repletas de consejos y avisos fundados en las experiencias vividas y/o narradas por sus protagonistas, con un toque de humor y el objetivo de trasmitir la sabiduría a todas las clases.C

Citas del autor escritas en muros y tapias adornan las calles de Alarcón. 

 

El Conde Lucanor, una de las cientos de ediciones que se han sacado a lo largo de la historia, y una de las decenas de posibilidades que hay de adquirirla en la librerías hoy en día.

 

En las calles de Alarcón está presente el Infante a través de las muchas frases que recuerdan su sabiduría a través de sus escritos.

Dónde dormir
En Alarcón el alojamiento emblemático es el Parador de Turismo (Avda. Amigos de los Castillos, 3 – Tel: 969 330 315) que se instaló en su monumental castillo. Si quieres dormir dentro de los muros de un castillo medieval está puede ser tu elección, con la calidad y el gusto de Paradores, una habitación doble ronda los 230€ aunque se pueden conseguir ofertas a través de su página web www.parador.es

En Alarcón además destaca el Hotel Hierbaluisa (Calle Conde Alvaro de Lara, 6 – Tel: 609 151 172),  este exquisito hotel rural ofrece habitaciones dobles por 100€ que son espaciosas y están decoradas con mucho gusto.

Si vuestro presupuesto es más ajustado podéis intentar en la Casa Rural El Hidalgo de Alarcón, o bien con los establecimientos hoteleros que existen en Honrubia o Motilla del Palancar, que están a menos de 20kms de Alarcón y ofrecen habitaciones en el rango de los 50-60€ por doble.

Dónde comer
Alarcón es un pueblo muy pequeño, pero no obstante tiene varias opciones de restauración. Podéis comer en el propio Parador, y hay dos restaurantes que preparan también especialidades manchegas en los que se comer muy bien, la Cabaña de Alarcón (Calle Conde de Alvaro de Lara, 21 – Tel: 969 330 373) que además tiene unas preciosas vistas a la hoz, y La Fragua de Vulcano (Plazuela Santo Domingo – Tel: 969 875 020) que está en la placita junto a la antiguo Iglesia de Santo Domingo cuyo espacio se aprovecha para exposiciones de arte. Por último mencionar el Restaurante Alhacena que tiene una terracita frente al Castillo-Parador y que prepara (al menos entre semana) menús del día 15€.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.