La comarca de la Ribera del Duero le debe su fama al vino. Merecido prestigio tienen sus tintos, que se comparan con los mejores Riojas. No en vano, el vino más caro de España es un “Ribera” que se elabora en las Bodegas de Valbuena del Duero en la provincia de Valladolid, el “Vega Sicilia”. Pero además de realizar turismo enológico visitando bodegas, la comarca ofrece unos atractivos culturales notables.

La Comarca de Ribera de Duero se extiende a lo largo del curso medio del río Duero, sobre tierras castellanas que comprenden aproximadamente el extremo occidental de la provincia de Soria, el sur de la de Burgos y la parte oriental de la de Valladolid. De este a oeste unos 115kms, desde San Sebastián de Gormaz (Soria) hasta Quintanilla de Onésimo (Valladolid); y de norte a sur unos  35kms.

Ruta por la Ribera de Duero Burgalesa

Este primer post dedicado a la Ribera del Duero, cubrirá las localidades más interesantes de la Provincia de Burgos. Propongo descubrir castillos medievales que alimentan la imaginación, como el de Peñaranda de Duero, preciosa localidad que además cuenta con un maravilloso Palacio Renacentista, posiblemente uno de los mejores y más tempranos ejemplos de este estilo en España; iglesias góticas con portadas labradas sólo comparables a grandes catedrales como la de Santa María en Aranda de Duero, la capital comarcal; las increíbles ruinas de la ciudad romana de Clunia; excepcionales ejemplos de arquitectura medieval como el Monasterio de Santa María de la Vid; localidades orgullosas de haber sido cuna de personajes ilustres como Santo Domingo de Guzmán, que nació y se crió en Caleruega; y pequeños pueblos llenos de historia y encanto, donde sus monumentos hablan de un pasado glorioso que contrastan con un presente discreto y austero pero orgulloso también, como Vadocondes o Santa Cruz de la Salceda.

Realizaremos una ruta circular partiendo de la capital comarcal Aranda de Duero. Vamos a recorrer unos 140kms de carreteras para descubrir los tesoros arquitectónicos, históricos y artísticos de esta deliciosa comarca.

Mapa de Ruta


Localidades de la Ruta

Escudo de Aranda de Duero (Burgos)

Aranda de Duero

Esta es la capital de la comarca, con marcado aspecto de ciudad y bullicio, y se sitúa más o menos en el centro de la Ribera de Duero. Vendréis hasta aquí por sus Asadores (hay muchos sitios para comer bien) y por la posibilidad de visitar alguna de sus Bodegas, pero también merece la pena aprovechar la visita para dar un paseo por su Centro Histórico, que estuvo antaño amurallado, y que guarda alguna que otra sorpresa. Descubriréis bodegas subterráneas, agradables calles peatonales con muchos comercios, una Plaza Mayor con porte, la impresionante portada gótica de su Iglesia de Santa María la Real y un puente medieval con mucho encanto entre otras cosas.

Visita de Aranda de Duero

Para comenzar la visita, es conveniente dejar el coche en alguno de los aparcamientos que están fuera del centro. Os recomiendo el que está junto a la Plaza de los Jardines de Don Diego, que tiene un kiosco con una pequeña Oficina de Turismo. Si estuviera cerrada, dirigirse directamente a la Plaza Mayor donde está la principal (Tel: 947 751 476). La plaza es escenario de celebraciones y mercados de artesanía, y es el centro de la vida urbana de Aranda.

A pocos pasos se encuentra la Plaza de Santa María. Allí se levanta el mayor templo de toda la comarca, la Iglesia de Santa María la Real, de la que se celebran en 2015, su V Centenario. Fue inaugurada por el Rey Fernando el Católico en 1515. Su monumental Portada te deja un poco abrumado cuando la ves por primera vez. No te esperas una obra tan grande y con tanta decoración y tan bonita. Sus autores Juan Guas, Juan y Simón de Colonia, (que os sonarán si habéis visitado Guadalajara -el primero-, o Burgos porque son los autores del Palacio del Infantado y de partes de la Catedral de Burgos -los segundos son padre e hijo-, este último autor de la Portada) siguieron los patrones decorativos de moda en Castilla a finales del siglo XV y comienzos del XVI, el llamado gótico flamígero o Isabelino (en honor a Isabel la Católica). Si entráis en el templo, no os perdáis el Púlpito plateresco, el Retablo Mayor del siglo XVII y una Pila bautismal del siglo XV.

Frente a la Iglesia se encuentra la Bodega Museo de las Ánimas que forma parte de la red de bodegas subterráneas que desde el siglo XII han horadado el subsuelo de la población. Fueron construidas para la elaboración del vino, y se pueden visitar. Resulta una experiencia divertida además de divulgativa. Te enseñan los procesos de elaboración tal y como eran en el medievo, y se recorren bastantes galerías subterráneas que se extienden bajo la ciudad. Recuerda a las catacumbas en Roma, o los refugios antiaéreos de las películas. (Museo del Vino Ribera del Duero en Calle Cascajar, 4 – Tel: 693 617 707 – Abre M-D 12h-1h y 17h-20h de Mayo a Noviembre, consultar horarios en otras fechas – Entrada: 9,90€)

(Ver abajo apartado de Visitar Bodegas para más información sobre las visitas posibles en Aranda: Bodegas Don Carlos S.XV con posibilidad de Cursos de Cata, visitas teatralizadas y degustación)

Después de la Plaza Mayor y de la Plaza de Santa Maria, el tercer rincón que no podéis perderos en Aranda es donde se juntan el Puente Medieval y la Iglesia de San Juan Bautista. El puente sobre el río Bañuelos daba salida a la Villa por el oeste, y la Iglesia de estilo gótico, alberga un precioso Museo de Arte Sacro (Abre M-S 11h-14h y 16h-18h30 en Verano hasta 19h30; D y F 11h-14h30 – Entrada: 2€) Este museo ha servido para albergar, restaurar y exponer bellas obras de arte recogidas de distintas iglesias de los pueblos de la comarca. Es pequeño, manejable, y fácil de visitar, contando con piezas de gran altura artística. Precisamente por eso, es recomendable incluso si no eres fan del arte sacro. Frente al Museo, la Casa de las Bolas, tiene exposiciones temporales de distintos artistas.

Para mi gusto, esta sería una visita esencial del centro histórico, aunque aún se le podría añadir el Rollo Jurisdiccional medieval y la Casa Palacio de los Berdugo (S.XV) que están junto al moderno edificio de la Casa de Cultura.

Ya fuera del Centro, una visita más que os propongo es la de Museo del Tren. Ocupa la Estación en desuso de la línea Valladolid-Ariza-Zaragoza –desde 1986 jubilada-, que está a la salida de Aranda hacia Soria por la N-122. Para los nostálgicos y amantes de los medios de transporte, es apasionante. Toda la parafernalia relativa a las antiguas estaciones, silbatos, faroles, relojes, mobiliario, maquetas y señalización en el interior; y en el exterior las sorpresas de antiguos vagones de carga, pasajeros, viejas locomotoras y hasta la cabecera de un moderno AVE. (Abre S 11h-14h y 17h-20h; D 11h-14h. Entrada: Gratuita)

Tomando la N-122 dirección Soria, a 12kms vamos a realizar la primera visita de nuestra ruta, la villa de Vadocondes, a orillas del Duero.

Escudo de Vadocondes

Vadocondes

El pueblecito estuvo en su día completamente amurallado, hoy conserva algunos lienzos y dos puertas de entrada. Lo mejor es entrar a través del Arco de la Puerta Nueva (la que nos encontramos al llegar) hasta la Plaza Mayor, para admirar el Rollo Jurisdiccional (S.XVI) de los más bonitos de Castilla, con decoraciones escultóricas muy llamativas y la Iglesia de N. Sª. de la Asunción, con una hermosa portada renacentista. En la salida del pueblo reparar en los puentes sobre el río Duero, uno de piedra, medieval y el otro de hierro de la antigua línea ferroviaria.

Su nombre nos indica la importancia que tuvo como paso natural sobre el Duero (Vado=Paso), y posiblemente su apellido, nos dice que las rentas de pontazgo que en su día produjera iban a parar a los Condes, Señores de estas tierras.

Remontando el curso del Duero por la N-122 a 10kms nos encontramos con uno de los Monasterios cistercienses más interesantes de España.

Monasterio de Santa María de la Vid

Esta antigua Abadía fundada en el siglo XII posee una densa historia y sobre todo una larga trayectoria artística. (Abre para visitas guiadas M-S 10h30, 11h30, 12h30, 16h30, 17h30 y 18h30, D sólo 11h30 y 12h30; en verano las visitas por la tarde inician media hora más tarde. Entrada) Es un verdadero paseo por la historia del arte y la arquitectura monacal. Durante la visita, destaca su antigua Biblioteca, sus claustros y en especial su Sala Capitular, y en la Iglesia el Coro.

8kms hacia el norte, tomando la comarcal BU-124 cruzaremos el río, y atravesaremos pinares, para alcanzar una de las joyas de la Ribera del Duero…

Escudo de Peñaranda de Duero opt

Peñaranda de Duero

Este pueblo os encantará, porque reúne todas las características para mencionarlo en una lista de los Pueblos más Bonitos de España. Sus calles empedradas, casas tradicionales de entramados de madera y balcones, otras blasonadas, y su maravillosa Plaza Mayor. Pocas veces se siente uno tan satisfecho visitando algún sitio, como cuando parado en esta plaza te pones a observar todos sus elementos. Son de los más dispares, y sin embargo, se siente uno como en un escenario teatral con mucha armonía. El Palacio Ducal a un lado, la Colegiata de Santa Ana en frente, en el centro una Picota o Rollo Jurisdiccional gótico, y a un lado un Arco de acceso de la antigua muralla y casas con soportales, y al otro el Ayuntamiento… y como colofón el Castillo Medieval en la cima de la colina.

Para visitar Peñaranda es mejor aparcar el coche fuera de la muralla y pasar andando bajo dicho Arco que se ve desde la carretera. Una vez dentro, recomiendo realizar la visita del Palacio Ducal (Abre M-S 10h-14h y 15h-18h, D 10h-14h en Visitas Guiadas Consultar con Oficina de Turismo 947 552 063 – Entrada 5€) El Palacio de Zuñiga y Avellaneda, es un hermoso y temprano ejemplo del estilo renacentista italianizante en la península. Se edificó cuando aún imperaba el gusto por el estilo gótico-isabelino en España, innovando los conceptos estéticos de la época. Si su fachada es impresionante, no lo es menos su interior, con un patio decorado con medallones, una escaleras monumentales y unos techos de imponentes artesonados de madera. La visita guiada dura unos 30’ y merece la pena escuchar algunos datos históricos que ayudan a valorar lo que estamos viendo y de paso se aprende algo de arte y de historia.

Otra de las visitas más interesantes y únicas en Peñaranda, es la de la Botica de Ximeno. ¡¡Una auténtica farmacia en funcionamiento desde el siglo XVII!! Abre por tanto en horario comercial, y si os acercáis veréis una extensa colección de tarros, alambiques y tratados de medicina originales.

De regreso a la Plaza si quedan ganas e interés, la Colegiata de Santa Ana también se puede visitar por dentro. Es un imponente templo por sus dimensiones, contemporáneo prácticamente con el Palacio, pero en un estilo completamente distinto (como cualquier observador puede notar perfectamente). Su autor fue Gil de Hontañón, famoso arquitecto del siglo XVI. Fijaos en la Portada renacentista construida a imagen de los templos romanos… en lo más alto, hay tres bustos, que son auténticamente romanos… Fueron extraídos de los yacimientos arqueológicos de la vecina Clunia.

Antes de iros de Peñaranda, no dejéis de subir al Castillo Medieval. Es mejor coger el coche para llegar hasta la cima de la colina donde se encuentra su puerta de acceso. Para ello salir en dirección hacia Clunia (CL-111), y desviarse antes de salir de Peñaranda por la carretera de Hontoria (BU-123), a unos 300mts hay una señal que indica el desvío que hay que tomar a la izquierda.

Las vistas de la Villa Ducal desde aquí son espléndidas, dominándose las vegas del río Perales y alcanzando la vista al horizonte las montañas de la Sierra del Guadarrama hacia el sur y la Sierra de la Demanda hacia el este. Si lo visitáis en primavera os sorprenderá el verdor de los campos de cereales que se ondulan dibujando ondas; en verano el contraste rubio de los cultivos con los chopos y árboles de vega también es muy relajante.

En el recorrido por las murallas, algunos carteles explican algunos términos de la arquitectura militar medieval.

Remontamos ahora valle del río Perales durante otros 10kms por la CL-111 para alcanzar nuestra siguiente parada, Coruña del Conde.
Escudo de Coruña del Conde (Burgos)

Coruña del Conde

Este pueblo de origen medieval posee una rica historia, y algunas peculiaridades muy curiosas. Para empezar su nombre viene de la vecina ciudad romana de Clunia (Clunia > Colunia > Corunia), que fue abandonada cuando el Imperio se desmoronó. Durante la repoblación cristiana de la Alta Edad Media, tras el dominio musulmán, algunos habitantes ocuparon las inmediaciones del cerro sobre el que se había erigido una torre defensiva de la línea de frontera. Más tarde se edificó un castillo, del que hoy quedan buenos lienzos de muralla y su torre del homenaje. Ha empezado un proyecto para su restauración con fondos estatales.

CORUÑA-del-CONDE-(10)

Monumento a Diego Marín Aguilera

El pueblo posee además un precioso ejemplo de arquitectura románica del siglo XI, la Ermita del Santo Cristo de San Sebastián. Tiene la particularidad de tener un ábside cuadrado, decoraciones escultóricas típicas en casi todos sus canecillos y algunas piedras de origen romano e incluso árabe incrustadas en sus muros. Está justo a la entrada del pueblo, y se ve desde la carretera llegando desde Peñaranda.

Otro rincón con encanto que explorar es el Puente Medieval de piedra que se abre ante el Arco Gótico de entrada que se conserva en la entrada principal del pueblo. Frente a dicho arco, dos monumentos conmemoran la importancia de dos personajes históricos ligados a Coruña; por un lado el del Conde Fernán González, primer Conde independiente de Castilla; y del otro lado de la carretera, el Monumento a Diego Marín.

Diego Marín
Podemos decir sin miedo a exagerar que se trata de uno de los precursores de la aviación española y mundial. Lo que este hombre logró en el año 1793 tiene un mérito indudable. Diseño un rudimentario aeroplano movido por la fuerza motriz de sus piernas, que fue capaz de planear unos cientos de metros lanzándose desde lo alto del castillo. De su hazaña se hace eco el monumento que se erigió en su honor junto a la carretera. Además hasta hace unos años, las Fuerzas Aéreas Españolas habían dispuesto la exhibición de un antiguo caza militar en la loma del castillo para honrar la memoria de este hijo ilustre de Coruña del Conde.

Y digo yo… ¿creéis que tal personaje sería tan desconocido de haber nacido en cualquier otro país del mundo avanzado? ¿hubiera pasado su historia prácticamente desapercibida para el gran público, como lo está la de Diego Marín en España, por haber sido hijo de un modesto pueblecito castellano perdido en la meseta  burgalesa?

Si avanzamos 3kms más por la CL-111, alcanzamos las ruinas de la antigua Ciudad Romana de Clunia. Situadas en el término de la localidad de Peñalba de Castro.

Clunia : (Acceso por Peñalba de Castro – Tel: 947 391 250 – Abre M-D 10h-14h y 16h-20h en verano; 10h-14h y 15h-17h en invierno. Entrada: 5€) Es asombroso ver el tamaño de una ciudad romana que desapareció completamente de los anales de la historia, que fue abandonada en la Alta Edad Media completamente y de la que no se tuvo constancia hasta que las recientes excavaciones comenzaron a sacar a la luz lo que fue una extensa y populosa colonia romana. El tamaño del Teatro y las distancias entre las zonas estudiadas, nos dan una referencia de la importancia que tuvo en el Bajo Imperio.

Tomaremos una carretera comarcal con paisajes idílicos, muy tranquilos y que dan sensación de conducir perdidos por altozanos y pequeñas vegas de ríos que se acercan a sus cabeceras, en un paisaje mixto de pequeñas arboledas, matas y terrenos de arado cerealero. Son 15kms de carretera cuyo punto intermedio es el pueblo de Arauzo de Torre, hasta alcanzar nuestro próximo destino, Caleruega.

Escudo de Caleruega

 Caleruega

Allí donde los campos dejan de ser llanos, como arrinconado contra las colinas donde brotan fuentes que van formando pequeños afluentes para el gran Duero, se extiende un pueblo de piedra que surgió en torno a una Atalaya o Torre defensiva del siglo XI. Es el extremo norte de la Ribera del Duero, límite de su Denominación de Origen también.

Cuna de Santo Domingo de Guzmán, patrón de la provincia de Burgos y fundador de la Orden de los Dominicos, Caleruega es una villa medieval marcada por la presencia de la Orden de predicadores, y los recuerdos del Santo.

Esas tierras de frontera fueron solar de la Familia Haza-Guzmán, padres de Santo Domingo, y propietarios del feudo que formaba parte de las líneas defensivas castellanas en el Duero. La localidad se desarrolló junto al Convento de Dominicos que se construyó alrededor de la Torre Medieval, y que impresiona por su tamaño.

Las visitas son guiadas (a las 11h, 12h30 y 17h; Entrada 3€) duran unos 50′ y se hacen entretenidas e interesantes. Principalmente vas a ver; un Claustro gótico con un Museo de Arte Sacro; la iglesia renacentista (S.XVI) que se erigió sobre el mismo lugar donde se cree nació el Santo, y bajo la misma, en la cripta el Pocito de santo Domingo (uno de los lugares más venerados por los peregrinos, y en el que tendrás la oportunidad de probar el agua del santo); la Biblioteca; la Bodega de la Beata Juana, el lugar donde la tradición sitúa el milagro de la multiplicación del vino para los pobres por parte de la madre de Domingo; y por último la subida al Torreón Medieval, desde el que disfrutarás de unas vistas hermosas del conjunto y el pueblo. (Más info en http://caleruega.dominicos.es/visita – Tel:947 534 061)

Recorreremos otros 20kms por la BU-320 hacia Gumiel de Izán, por paisajes cada vez más de secano. Seguiremos valle abajo el Gromejón, río que nace en las inmediaciones de Caleruega.

Gumiel de Izán

La Villa de Gumiel de Izán cuenta con unos 600 habitantes, más o menos de las mismas dimensiones de todos los pueblos (salvo la ciudad de Aranda, la capital comarcal) que hemos visitado en esta ruta por la Ribera de Duero.

En Gumiel de Hizán vais a alucinar con la iglesia parroquial y su plaza. la Iglesia de Santa María es como un gigante de piedra dorada, rodeado de enanitos con traviesas de madera. Su maravillosa portada, labrada como si fuera un retablo, cuenta episodios de la vida de la virgen, y es una de las obras de arte que más me han impresionado y sorprendido por toda la (fértil en historia y arquitectura) provincia de Burgos. Por si fuera poco, si tenéis la suerte de poder entrar (o la paciencia de encontrar a quién os pueda abrir para visitarla), comprobaréis que el retablo que atesora en su interior, no le tiene envidia al pétreo que ya habréis visto en su fachada. El magnífico retablo renacentista (S.XVI) posee unas tallas cuyo nivel de calidad puede competir con los mejores ejemplos de otros retablos de catedrales españolas. Todo un espectáculo que no os debéis perder.

El pueblo ha sido declarado conjunto histórico artístico, por su uniformidad y su arquitectura popular tradicional, la Calle Real, reúne algunos de los ejemplos más notables de este tipo de construcción castellana medieval de entramados de madera.

Sin embargo, una de las principales razones por las cuáles Gumiel de Hizán ha cobrado fama últimamente es por la construcción de la moderna Bodega de Portia, diseñada por el famoso arquitecto Norman Foster. Ubicada en lo alto de una loma que separa la localidad del autovía, y muy visible desde ésta, tiene formas audaces que asemejan a un trébol extendido, con tres alas que se dedican a cada una de las fases de la elaboración del Vino de Ribera de Duero. Los materiales usados no pueden ser más enológicos; madera de roble, acero y cristal. Se pueden visitar (Horario de 10h a 19h – más info en Tel: 947 102 700 – www.bodegasportia.com | Carreera N-1, km 170 – Gumiel de Izán)

 Desde Gumiel de Izán, la A-1 nos devuelve a Aranda de Duero en un corto trayecto de 12kms. Punto de inicio y de llegada de esta ruta de 90kms en total.
Los restaurantes seleccionados a lo largo de la ruta, lo han sido por recomendaciones obtenidas preguntando a lugareños, o bien por sugerencias de otros viajeros.

En Aranda de Duero:

El Lagar de Isilla – Calle Isilla, 18. 09400 Aranda de Duero – Tel: 947 510 683. De todos los sitios buenos que hay para comer, y varios de ellos en la misma calle, me decanto por este porque además de tener un comedor de calidad, en la barra sirven unos pinchos de muerte. Hay muchas variedades, e incluyen desde un bacalao cremoso, una hamburguesita sabrosa, a la croqueta, la ensaladilla con su toque, o el atún aderezado. Todos son riquísimos, yo mismo salivo cuando me acuerdo de lo ricos que estaban. Además no sale caro pues dos personas nos hartamos a comer con cañitas por 35€.

En La Vid:

La Casona de la Vid – Calle Camino Real, 1. La Vid (Burgos) – Tel: 947 530 434 – Un restaurante de calidad con menú variado y decoración con mucho gusto de toque rústico pero actualizado. A la carta desde 25€ por persona.

 

Las Baronas Hotel Rural & Restaurante – C/ La Fuente, 2 – Santa Cruz de la Salceda (Burgos) – Tel: 947 557 440 & 610 372 935 – www.lasbaronas.es – Un hotelito de lujo rural como lo definiría yo. Una pequeña Casa-Palacio blasonada que se alza en la Plaza de la Iglesia, la principal de este tranquilísimo pueblo, ha sido habilitada como hotel con todo el confort. Las habitaciones son sencillas, pero bien equipadas, nuevas y espaciosas, sin lujos pero muy cómodas, y el trato es encantador. Además el restaurante es muy recomendable, y ya el desayuno te deja bastante satisfecho y está incluido en el precio de la doble, que nos costó 50€!!!

Hotel Julia – Plaza Virgencilla. 09400 Aranda de Duero (Burgos) – Tel: 947 501 250 – www.hoteljulia.es – En el centro de Aranda, muy bien ubicado para salir paseando hacia la zona monumental y de pinchos del centro de la ciudad. Dobles a partir de 60€

La Posada de Salaverri – Carretera Peñaranda-Caleruega, Km 10. 09450 Hontoria de Valdearados (Burgos) – Tel: 947 561 031 – www.laposadadesalaverri.com – Ideal para pasar un fin de semana de tranquilidad y reposo, y muy bien ubicado para realizar la Ruta por la Ribera de Duero Burgalesa, ya que está situado muy cerca de Caleruega y Gumiel de Izán, y a pocos kilómetros de Aranda. La habitación doble cuesta 58€ (Tarifas de su web)

Hotel Montermoso – Carretera N-I, Km. 163. 09400 Aranda de Duero ( Burgos) –Tel: 947 501 550 – www.hotelmontermoso.com – Práctico, económico pero no por ello deja de ser bonito, moderno y muy bien equipado. Está situado junto a la antigua nacional, por tanto muy cerca de las localidades de interés de la ruta. Una habitación doble desde 55€.

Estas son algunas de las que he seleccionado para visitar:

Bodegas Don Carlos S.XV – Calle Isilla, 1. – Aranda de Duero – Tel: 947 510 914 – Horario L-V 10h a 14h y 17h a 20h; S de 11h a 15h30 y de 17h30 a 21h – Bodegas subterráneas bajo las mismas calles de Aranda, con más de 600 años de antigüedad que ofrecen visitas guiadas, cursos de cata, y visitas teatralizadas. (Visita guiada + Degustación vino D.O. Ribera del Duero 5€ / Visita guiada + Curso de Cata 25€ / Visitas teatralizadas los sábados de 11h a 15h / Los sábados hay posibilidad de combinar la Visita Guiada + Cata de Vinos + Teatro + Comida en Asador desde 69€ a las 12h y 18h)

Bodegas PortiaCarretera N-I, km 170, 09370 Gumiel de Izán (Burgos) – Tel: 947 102 700 – Horario 10h a 19h – Diseñadas por Norman Foster. Vinos Ribera de Duero, Grupo Faustino.

 

>Para encontrar más información sobre visitas a bodegas tanto en la Ribera del Duero como en otras comarcas y denominaciones de origen, podéis visitar esta página:

www.turismodevino.com

En ella podréis encontrar información sobre visitas guiadas a bodegas, estancias en hoteles enológicos o asociados, y restaurantes especializados en turismo del vino.

 

>Para encontrar más información sobre bodegas y turismo enológico en la Ribera del Duero, podéis visitar la página:

www.topriberadelduero.com

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.