A continuación propongo una ruta para descubrir el encanto íntimo y modesto de una pequeña comarca que a falta de atractivos turísticos de primer rango, tiene lo que ofrece la sencillez del turismo rural por paisajes bonitos, naturaleza, pueblos tranquilos y toques de arte y patrimonio histórico. La campiña del Henares, compuesta por los valles medios del río Henares y sus afluentes.

Solo conducir y perderse por sus comarcales proporciona la sensación de estar en un sitio remoto, cuando uno no se aleja ni 100kms de Madrid.

Como llegar:
Desde Madrid se toma la A2 hasta una vez pasado Guadalajara, tomar la CM-1003 en la salida 61 dirección Jadraque. Nuestra primera parada será Torre del Burgo a 17kms de dicho cruce.

Siguientes etapas:

A2 >> Torre del Burgo (por la CM-1003) : 17kms

Torre del Burgo >> Hita  (por la CM-1003) : 5kms

Hita >> Jadraque (por la CM-1003) : 20kms

Jadraque >> Cogolludo (por la CM-101) : 22kms

Cogolludo >> Beleña de Sorbe (por la CM-1001 & GU-185): 12kms

Beleña de Sorbe >> Yunquera de Henares (Retrocediendo casi hasta Cogolludo para tomar la CM-101) : 33kms

Qué vamos a ver en esta excursión y dónde está

En este mapa interactivo de Google puedes encontrar todos los lugares descritos en este artículo e incluso usarlo para navegar y llegar hasta los principales sitios de interés turístico. Aunque la ubicación está calculada con esmero, no puedo garantizar ni hacerme responsable de fallos del mismo, es sencillamente una herramienta de ayuda para localizarlos.

Visitando la Campiña del Henares

Una vez pasado Guadalajara, salimos de la A2 para adentrarnos en la Campiña del Henares. Esta ruta que vamos a trazar hoy trascurre por las carreteras regionales y comarcales de Castilla la Mancha y Guadalajara a lo largo de unos 120kms.

Monasterio de Sopetrán
En la localidad de Torre del Burgo, pegadito al curso del río Badiel, se levantan las preciosas ruinas del antiguo Monasterio cisterciense de Sopetrán.  Un lugar apartado y con encanto, rodeado de la sombra de hermosos árboles de ribera que murmuran con el viento, añadiendo misticismo al silencio que lo envuelve. A su lado se levanta la Ermita de Sopetrán, de estilo gótico, que posee una fuente a la que acude mucha gente por sus buenas propiedades.
Será nuestra primera parada y nos llevará unos 20′ visitar el lugar con tranquilidad. Muy cerquita está Hita en donde pararemos media hora, de tal modo que nos dé tiempo para llegar al Castillo de Jadraque a las 12h30, y poder hacer la visita guiada.
Hita

Escudo de Hita

Su hijo más ilustre, el Arcipreste de Hita, dio fama a este pequeño pueblo que lucha por recuperar su historia y monumentos, que tanto sufrieron en las guerras napoleónicas y sobre todo la Guerra Civil, cuyo frente se mantuvo cerca de la localidad durante casi dos años.

El Arco de Santa María,  puerta de las murallas de la Villa, fue reconstruida desde sus ruinas según ilustraciones históricas. Visita obligada es la Casa Museo del Arcipreste, para entender la importancia y actualidad de un literato que reflejó la vida en versos cargados de realidad, sarcasmo y humor. La Plaza Mayor, de trazado irregular, tiene algunos ejemplos de arquitectura rural tradicional.

Aquí hay un par de sitios para comer muy buenos.

Castillo de Jadraque
Escudo de Jadraque

Conocido también como el Castillo del Cid, es uno de los ejemplos de arquitectura militar más importantes de la región. Desde lo alto de sus murallas a 1000 metros de altura, se divisa un inmenso paisaje que abarca toda la vega del Henares, la campiña y hasta las sierras del sistema central. Las murallas con 100 metros de longitud, ocupan toda la cima del cerro.

El Castillo abre al público sólo en visitas guiadas los S, D y F a las 12h30, hay que contactar previamente con la Oficina de Turismo (Tel: 949 890 168).

Visitantes ilustres:

Lo curioso es que llamándose así, el Cid no pusiera nunca un pie en esta fortaleza, pero los que sí lo hicieron fueron algunos monarcas como: los Reyes Católicos en 1488, Carlos I, Felipe II y su segunda esposa Isabel de Valois, o bien Felipe IV cuando aún era Príncipe de Asturias.

Cogolludo

Llegaremos a Cogolludo a la hora de comer, podemos detenernos para recuperar fuerzas en alguno de sus restaurantes y realizar la visita de la localidad por la tarde. Para comer en Cogolludo dos recomendaciones por relación calidad-precio, el Restaurante Hermanos Martínez en la propia Plaza Mayor tiene un menú de 20€ con platos típicos, y el Restaurante Saboya justo a la entrada también ofrece un menú de buena calidad.

Escudo de Cogolludo
Una pequeña villa con encanto, que conserva un legado monumental cuyo principal exponente es el Palacio de los Duques de Medinaceli, un raro ejemplo de arquitectura renacentista de influencia florentina en plena campiña del Henares. Lo que mejor se conserva del Palacio es su fachada principal, soberbia obra de Lorenzo Vázquez de finales del siglo XV, con un almohadillado que recuerda a los palacios florentinos. Destacan las seis ventanas geminadas de decoración gótica, y el enorme escudo de los Duques de Medinaceli en la portada. Sin embargo el interior de Palacio no se conserva tan bien, y tan solo es destacable el piso bajo de su patio plateresco.
José Ribera

José Ribera – “El Españoleto”

Para poder visitarlo hay que preguntar en la Oficina de Turismo (Tel: 949 85 50 01 – www.cogolludo.es ) que se encuentra en los bajos del Ayuntamiento. Durante los fines de semana hay visitas guiadas al Palacio y la Iglesia de Santa María.
La Iglesia de Santa María, de grandes dimensiones conserva las piezas de arte sacro de mayor valor de la comarca, entre las que se encuentra un cuadro de José de Ribera “El Españoleto”.
El pintor nacido en Játiva (Valencia), se afincó en Nápoles desde joven y en esa ciudad desarrolló casi toda su carrera artística. Su apodo, “El Españoleto” o bien “Il Spagnoletto” como le decían en italiano, hacía referencia a su procedencia y su corta estatura.
El Expolio o El Capón de Palacio dos nombres para un cuadro:
El cuadro es de la época tenebrista del pintor, e influido por la pintura de Caravaggio. Fue adquirido por el Duque de Medinaceli cuando servía a la monarquía como Virrey de Nápoles. Lo mandó traer desde Italia a su palacio en Cogolludo. Una vez en España, fue donado por la Casa de Medinaceli a la parroquia de San Pedro, y la leyenda cuenta que en pago de la obra artística, la parroquia debía abonar a Palacio, un capón cada Navidad; de ahí le viene el mote al cuadro de…. “El Capón de Palacio” ) 

Carteles de cerámica en Cogolludo:

Antes de emprender el camino de regreso hacia Guadalajara, nos desviaremos un poquito para ver una de los tesoros arquitectónicos medievales de Castilla-La Mancha…

Beleña de Sorbe

Este pueblecito, pedanía de Cogolludo (a 11kms) conserva una de las joyas románicas de la provincia, la Iglesia de San Miguel Arcángel. Su portada posee una peculiar simbología del calendario agrícola, con representaciones de todos los meses del año, relacionados con sus labores en el campo.

Si la tarde es buena, podéis aprovechar a dar un paseo por las riberas del Embalse de Beleña que se encuentra muy cerquita y tiene algunos parajes muy chulos.

Aquí damos por concluída la Ruta y regresamos a casa. Espero que os haya gustado, lo hayáis disfrutado y tengáis ahora más ganas de seguir descubriendo rincones en los alrededores de Madrid.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.