La excursión a comer a Chinchón es un clásico. Uno de los sitios más visitados por los madrileños en días de fiesta y fines de semana. La Plaza Mayor irregular con balcones de madera es el centro de la vida local que reúne celebraciones, visitantes y restaurantes, en un decorado lleno de encanto. Una Iglesia con un Goya, un Parador erigido en un antiguo convento, y un castillo completan el listado monumental;  tiendas de artesanía, obradores exquisitos, buenos ajos, melones y repostería de convento son sus compras de calidad.

Cómo llegar:

Se puede llegar a Chinchón por la A3 desviándose poco antes de Arganda, siguiendo las indicaciones. Y por la A4 desviándose poco después de Valdemoro, y tomando dirección Ciempozuelos y Titulcia; otra opción, la que más me gusta, es desviarse hacia la Warner por San Martín de la Vega y seguir las indicaciones de Morata de Tajuña hasta el cruce con la M301 que indica Chinchón. Se cruza por la vega del Jarama primero, repleta de campos de cultivo, para después superar un pequeño puerto y llegar hasta la vega del Tajuña, con un precioso mosaico de campos de cultivo y chopos. Un paisaje muy bonito.

UN POCO DE HISTORIA
Los Reyes Católicos otorgaron la villa de Chinchón a Andrés Cabrera y Beatriz de Bobadilla, la fiel amiga de la Reina Isabel (1480). Su descendencia adquiriría los títulos de Condes de manos de Carlos I durante las Guerras de las Comunas, y más tarde Marqueses.

En Chinchón:Escudo_de_Chinchón_svg

Dejar el coche en el aparcamiento que hay a la entrada del pueblo, justo en la primera rotonda. Si estuviera lleno, seguir las indicaciones hacia el castillo, en su explanada hay mucho sitio.

Que ver y qué hacer:

Lo mejor caminar es hasta la Plaza Mayor para ubicarse. A su alrededor se encuentran los principales puntos de interés. Subir a la terraza de la Iglesia Parroquial para ver un bonito panorama del pueblo y la plaza a cierta altura. En el retablo mayor de la iglesia se puede ver un cuadro de Goya. Bajando se puede echar un ojo a las tiendas y rincones que con tranquilidad se descubren.

“Chinchón es un pueblo pintoresco que a pesar de estar a sólo 50kms de la capital, conserva su encanto y ambiente rural. Eso sí, los fines de semana y festivos se llena de gente que viene a comer y a pasear, a comprar ajos o artesanías, dulces de convento o de obrador”.

Acercarse hasta la colina del Castillo para ver un bonito paisaje de las vegas meridionales de Madrid, y sus campos de olivos.

El Castillo de Chinchón fue edificado por los Marqueses de Moya (los famosos Andrés Cabrera y Beatriz de Bobadilla de la serie Isabel), Señores de Chinchón por gracia de los Reyes Católicos. Fue reconstruido en 1520 tras el asedio comunero, sufrió destrozos en la Guerra de Sucesión (1705) y en la Guerras Napoleónicas (1808) y sirvió como fábrica alcoholera durante parte del siglo XX”.

Bajar a comer a la plaza.

Comer en el restaurante “Plaza Mayor” que tiene mesas en los balcones de la plaza distribuidos en dos pisos, con vistas magníficas y en los que no molesta el sol a mediodía. Hay menús de buena calidad y dos platos por 16€, aunque también hay menú degustación y carta de especialidades. Hay otras opciones en la plaza, algunas más baratas pero también de peor calidad, y otras igual de buenas o quizá hasta mejores pero con precios más altos.

Después de comer se puede pasar por el antiguo Convento de los Agustinos, hoy Parador de Turismo, para tomarse un café en su claustro, decorado preciosas tallas y cuadros de arte sacro. Algunos datan del siglo XVI.

Para terminar la visita, se puede visitar el Convento de las Clarisas, o acercarse simplemente a comprar alguno de los deliciosos dulces a base de almendras, harina y azúcar, que preparan las de clausura para el sostén de su comunidad (unos 3,70€ la caja). Frente al Convento está el aparcamiento, y el Centro Cultural de Chinchón, en el que se puede ver una bonita maqueta de la plaza.

QUE COMPRAR
Una buena ristra de los famosos ajos, cuesta entre 3€ y 5€, y los hay de varios tamaños y calidades. En verano es posible comprar excelentes melones. Sus obradores fabrican sabrosos pestiños, rosquillas y otras especialidades. Sin olvidar la repostería de las Clarisas de clausura. En cuanto a la artesanía, hay varias tiendas en Chinchón de cestería de esparto, forja y madera. También el famoso anís de Chinchón, fabricado por la histórica alcoholera. Detrás de la plaza está “La Alazena de Chinchón”, una tienda de productos artesanos destacable.
Galería de Fotos

Seguir la excursión:

La excursión se puede prolongar hacia Colmenar de Oreja, a tan sólo 8kms, si se quiere ver otro ejemplo de plaza mayor castellana, con soportales y balcones de madera. Llegar siguiendo las indicaciones hacia el centro de la villa, tomando como referencia la torre de la iglesia.

Desde aquí volver por Belmonte de Tajo hasta encontrar la A3 en Villarejo de Salvanés.

Mapa

Haz click en este enlace para ubicar en el mapa interactivo todos los puntos y localidades descritos en este artículo y en otros artículos publicados en CarlosdeViaje.com dedicados a la Comunidad de Madrid.

CarlosdeViaje-GoogleMaps-Comunidad de Madrid

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.